Viernes 24.05.2019

Un paso en la buena dirección

La profunda estupidez de unos pocos está provocando que enfermedades que se creían ya erradicadas estén volviendo a aflorar. Los antivacunas son los responsables de esta situación debido a su cerrazón a admitir la inocuidad de los tratamientos preventivos que se inoculan a los niños, pese a sus evidentes beneficios. Por ello, es de agradecer la postura que mantiene la Xunta, que se negará a la escolarización en guarderías públicas y privadas de pequeños que no estén vacunados. Esta medida no solucionará el problema, ya que la educación preescolar no es obligatoria y los pequeños se pueden incorporar en Primaria sin haber sido vacunados, pero, por lo menos, es un primer paso en la buena dirección.

Un paso en la buena dirección
Comentarios