viernes 10.07.2020

Entre líneas

Amigos: “La riqueza es un poder usurpado por la minoría para obligar a la mayoría a trabajar en su provecho” (Percy Bysshe Shelley). “Solo es pobre aquel que siempre desea más” (Mariano Aguiló). “Todo el mundo cuenta como ganó las primeras cien pesetas; nadie cuenta como ganó el ultimo millón” (Noel Claraso).

En esta última semana he asistido con estupor, pobre de mí, como unos energúmenos, llevados por la masa violenta en distintos países, aunque el germen salió de donde siempre, de la incultura y del país de las mil razas, unas beneficiándose de las otras, los que les lleva al paroxismo más absoluto, un país este que tiene que hacérselo mirar en profundidad, hurtando las tierras a las diferentes tribus, pueblos ya, de aborígenes indígenas, dueños del territorio, que mediante matanzas, robaron las mismas, diezmando cuasi a toda esas población. Para repoblarlo con colonos llegados de todos los puntos de la esfera terrestre, menos los de raza oscura, a esos los utilizaban como esclavos, pero no les daban tierras para repoblar, y trabajar las grandes llanuras de aquella, infértiles,  por diversos motivos, y los descendientes de los descendientes, de esos primeros colonos no saben de donde vienen, ni parece que les importe, dedicándose a derribar estatuas de todo aquel que hizo un bien por su país, sin ser natural del mismo, Cristóbal Colón, Cervantes, y hasta religiosos, como Fray Junípero Serra, entre otros muchos, pero lo que más me duele es que lo hagan con Españoles que han llevado la cultura y el saber a los pueblos indígenas, enseñándoles sobre todo a construirse como sociedad civilizada, los valores personales, la educación personal y social y la religión, siendo venerados por los aborígenes de su época.

Estos vándalos se creerán que destrozando sus figuras se borra todo, ya no son nadie, precisamente, con eso los hacen más trascendentes, y desde luego su historia, sus hechos, están perennes, para la vida y la evolución del planeta. La muerte del ciudadano de color a manos de un policía, fue cruel y despiadada, como la de otros muchos antes e incluso después, así también espero que la estatua a caballo del general Custer, uno de los genocidas del pueblo indio. Como español me siento dolido, y espero que los hispanos reaccionen y ejecuten acciones similares con otros verdaderos y reconocidos esclavistas de ese país que aún siguen en pie, no entiendo como nuestros políticos no envían una delegación allí para depurar las responsabilidades oportunas y ordenar la inmediata reparación del daño y la ofensa a nuestro país, aunque claro, lo que se lleva ahora, lo más in y también lo más bochornoso, es ser anti-todo, anti español, anti religión, anti persona, anti estado anti sistema, etc.

Os diré que ya hace años un servidor también fui un rebelde, pero con causa que quede claro. Siguiendo con lo que estaba, estos politiquillos que tenemos ahora, solo les importa lo suyo, el honor de su país, la dignidad de sus antepasados que dieron sus vidas para honor y gloria de nuestro país, les importa un comino, amigos, tenéis que seguir alimentando a las termitas, lo que no podemos consentir de ninguna de las maneras es que lo español sea la mofa de otros pueblos venidos arriba, con la incultura por bandera. Hay que decir a todos que están errados, si en tus propias filas llevas al enemigo mal empezamos, y peor terminamos, todos a una como Fuenteovejuna, pero lo nuestro ni tocarlo, ahora decir soy español o llevar la bandera nacional es que eres de un partido de ultraderecha, un servidor para nada, todo lo contrario, y lo demostré siendo aún menor de edad, y viven muchos testigos, para atestiguarlo, y escapé de la policía  de la dictadura, y estuve en barricadas luchando y recibiendo también por nuestros derechos sociales. Lo que ocurre que esto no es ser progue, es ser tonto del culo. Ahora vienen estos politiquillos del mal hablar y mejor comer y beber y todo el monte es orégano. Lo dicho. Este articulo está es rito para lectores inteligentes, entre líneas, para quien lo quiera entender, aunque lo más cierto, y lo afirmo, es el cabreo por lo que sucedió estos días. Seguiremos. Un saludo amigos.

Comentarios