Lunes 20.05.2019

El sello de la promesa

amigos: “Ningún hombre es lo bastante bueno para gobernar a otro sin su consentimiento” (Abraham Lincoln). “El Gobierno es un grupo de hombres que ejercen violencia administrativa sobre todos los demás”( León Tolstoi). “El poder, nunca es estable, cuando es ilimitado” (Tácito).
Como ya he contado en alguna ocasión, ahora se puso de moda el contar de manera sesgada en muchas ocasiones la dura y mortal historia de la matanza en la comarca de Arousa en los años ochenta y noventa por el arribo a la comarca del veneno de la heroína y cocaína, por el egoísmo de personajotes sin escrúpulos, por la ignorancia de otros, y por la inoperancia de las autoridades de la época, a más de comprar voluntades a todo el que extendía la mano. Hay tantos culpables en todo esta historia, que no me llegarían las hojas de este diario para poner nombres. No lo haré ahora, pero sí cuando un servidor ya no este entre vosotros, saldrá posteriormente la verdadera historia de todo ello. Y digo verdadera desde un punto de vista real, auténtico y de vida dedicada a paliar el horror producido en miles de familias afectadas, que tienen nombres y apellidos, así como los tiene, cada uno de los culpables de esta historia de terror, ya no tan sólo los que ahora son héroes para una gran cantidad  de ciudadanos influidos por la cruel mentira de las series que les han vendido con nefastas mentiras y errores monumentales y que les han metido un gol por toda la escuadra.
Muchos ciudadanos de bien saben la realidad. Y la verdad es la única razón por la que pienso realizarlo cuasi hora a hora durante 15 años. No tan solo a los canallas que aún hoy están en los papeles, una vez cumplidas sus condenas de risa para el mal que han causado a la sociedad, a toda la sociedad, destrozando familias enteras, por las muertes ocurridas de jóvenes que cayeron atrapados en su trampa y eso no tiene perdón, cuando a sabiendas cometes crímenes a la sociedad, pasas de Ser humano a Bestia inhumana y eso solo tiene un camino, su desaparición inmediata,. 
Cuando una bestia de este calibre anda suelta el peligro de contagio es real. Y estamos con el acechando entre los jóvenes de hoy que ya saben todo, pero repiten una y otra vez lo mismo que sus padres hicieron, o hermanos mayores, la educación en este aspecto ha mejorado, las consignas de sus mayores también, pero hay un error de bulto creado por una sociedad consumista, apresurada, sin valores positivos, y robotizada, que anda al paso de las tendencias. El que es original y distinto, es el tonto y al que hay que apartar. Sí, igual que a los adictos de antaño, que eran apartados, y perseguidos por las fuerzas del orden y por cualquiera que se cruzaba con ellos, vergüenza, tendríamos que tener, aunque ahora no vale de nada, están muertos, ¿duele eh? Ahora ya no vale de nada rezar en una tumba, cuando en vida los rechazaste.
Sé demasiado, de esa época. Día a día  durante dieciocho años tuve que tragar sapos y culebras, y otros como el que esto escribe por supuesto, algunos fallecidos, por la lucha y la pena. Llevo años callado, lo que me sirvió para retomar todas mis notas, grabaciones y videos, aun no habían llegado los móviles de hoy en día y tenia que grabar en aquellos magnetófonos de casette, tomar notas y más notas que están en disco duro y a buen recaudo, hasta llegado el momento, y en ese momento alguien lo llevarla a un notario a desprecintar el sello, y solo será  transcribir  lo que en ese disco salga con pruebas suficientes, horas, lugares, puesto conversaciones. Sacar la máscara a esos que bailaban con Dios y con el demonio. Tendrán su penitencia. Cuando un servidor ya no este entre vosotros, nunca antes, será el legado y la última y mas emblemática victoria que a todas las victimas de este pasado en blanco y negro les dedico.
Ya va siendo hora de contar la auténtica realidad de una generación engañada y de la que todos estos se aprovecharon de forma miserable y cruel. Por las victimas y familias, encantado de conoceros y sabed que yo también os llevo uno a uno,  en mi presente y en mi pasado, por siempre. Os lo debo. Un saludo amigos. Saúde e Terra. 

El sello de la promesa
Comentarios