domingo 22.09.2019

Marcha popular

migos: “Todo lo que soy o espero ser, se lo debo a la angelical

migos: “Todo lo que soy o espero ser, se lo debo a la angelical solicitud de mi madre” ( Abraham Lincoln). “ Los hombres son libres en mostrarse en desacuerdo con la ley, pero no en desobedecerla” (John F. Kennedy). “No negociemos a causa del miedo, pero  tampoco tengamos miedo a negociar” (  John F. Kennedy). 
De nuevo, volvemos, a tocar por enésima vez, lo de lo catalán, por llamarle de alguna manera, los españolitos de a pie, si, los mismos, que se quedan en sus casas no vaya a ser que silbe alguna pelota de tenis perdida, y no vaya a ser que le lastime la conciencia, el sueldo, o le quede el culo caliente, porque no hay conciencia de país, me duele que mi abuelo halla muerto por nada. 
Y me repatea aun más que miles de muertos tampoco hagan removido las conciencias de sus predecesores. Esto me lleva a realizar un profundo estudio social del por qué sucede esto y del por qué no hay conciencia de país mi propuesta sería realizar una marcha desde todos los puntos del país, con destino a Cataluña, y tomarla a lo Cid Campeador, por las buenas, eso sí, pero sin dejar de lado, posibles ataques racistas del bando contrario. Esto sería la leche, aunque también como la leche, si se deja ir se corta. Hay que hervirlo antes, a la vista, que ni los políticos, no hablan ni se les espera, que los jueces lo intentan, pero sus sentencias no son una solución, a corto/medio plazo, es más pueden derivar un enconamiento mayor, por parte de la parte sancionada, en vista también que los políticos del govern, está algunos entre rejas, y otros, recorriendo Europa, como hacía hace años el circo Price de Madrid, con sus payasos, y fieras, también bailarinas con zapatos de charol, y domadores con perrera, al estilo beatle. Resulta que ahora, unos políticos catalanes fugados de la justicia española, pretenden hacer lo mismo, pero sin clase, y con cobardía, y encima hay que tener cara, pretenden acudir a elecciones, desde el exilio belga, cosa imposible a todas luces, pero que cada día me reafirma más, que son unos personajes estos, de muñecos de feria, de esos, a los que se le tiran pelotas y encima se ríen, estos terminan por descubrir el nuevo mundo, en Marte, os lo digo yo, las ambigüedades, los si pero nos, los cambios de horarios, de una hora para otra, el no saber a donde van, bueno si lo saben, al precipicio, el mandamás, que iba en cabeza, hizo un amago, digno de su indecisión y falta de honor, se agarró a las faldas de una señora que pasaba por allí, con ello se salvo del precipicio cayendo los demás adláteres sin remisión, como pollos sin cabeza, y digo bien sin cabeza, porque si tuvieran un mínimo de neuronas aprovechables, no se harían un hara kiri tan absurdo  como fuera de toda razón, terminando en la trena. 
Pero volvamos con el mandamás. No se le puede negar, ideas, parecen producidas por alucinógenos, o drogas psicodélicas, porque brillantes son, pero tanto brillo, da mucho que pensar, personajes como este, hacen falta en este país sino de qué se hablaba en las tertulias del desayuno, o las cenas, esta marioneta de vodevil, sacado de un pulgarcito, no me atrevo a sacarlo de un premio planeta, por ejemplo, porque le quedaría muy ancho, ni de El Economista, sino no había paro, todos contratados para reírse de el y con ganas ¿eh? A carcajada limpia, por desgracia unos cuantos llorarían, pero  a estos ni caso, desde luego la historia que nos monta a los españolitos, no es aburrida, cuando menos lo esperas, se saca más palomas de su chistera, y a cada cual mas inverosímil, digno de tomarle una secuencia de su ADN, porque desde luego, sería una gracia, que fuera de sangre azul de pura cepa catalana, porque los dejaría en muy mal lugar.
El tío se pasea, por los platos come bien, bebe mejor mientras sus vasallos, se lo pasan a toque de corneta. Y desfilando entre rejas, para la ducha, menuda cara tiene el tío y quiere tener la razón, para comer cerillas, él se lo monta a cuenta de los demás, ahí esta su astucia, menos mal que eso le durará lo que un pastel a la puerta se un colegio porque no merece ni un minuto más en libertad. Y cobrando 125.000 euros al mes, casi nada de todos nosotros, habrase visto, tamaña vileza de un ser vil. Queridos amigos, propongo una marcha roja y gualda hacia el noreste y así hacer valer la justicia popular. Es tan sólo una idea, pero lo bien que lo pasaríamos. Un saludo amigos, hasta la próxima. Saúde e terra. 

Marcha popular
Comentarios