Jueves 23.05.2019

Pleno histórico

Amigos: “Las leyes guardan silencio cuando suenan las armas” (Marco Tulio Cicerón). “El Dios de la guerra detesta a los que lo vacilan” (Eurípides). “La paz es para el mundo, lo que la levadura para la masa” (Talmud).
Que lástima. El pleno de Villagarcía celebró el pasado jueves, con la asistencia de los alcaldes y ex alcaldes de las dos orillas de la Ría, una sesión plenaria histórica: rechazar el narcotráfico y acordar un reconocimiento a los ciudadanos que plantaron cara al narcotráfico en aquellos años. Quieren lavar la imagen de la las ciudades de la Ría, en ese reconocimiento, sobre todo por los últimos bodrios, series novelas y películas que nada  tienen que  ver con la realidad. Pero ese acuerdo, amigos, llega tarde, muy tarde, ni más ni menos que cuarenta años. Y en ese tiempo la sociedad avanzó a ritmo de vértigo. Primero: porque las víctimas jóvenes, no tienen vuelta. Segundo: el dinero fácil destrozó el comercio y la pequeña y mediana empresa e industria local, teniendo que cerrar negocios de casi un siglo, por la competencia desleal, debido al blanqueo de capital ilícito obtenido por la entrada primero del tabaco, rubio, y poco más tarde, de la cocaína y el hachís, provocando la ruina económica de un pueblo y una ciudad. Tercero: esas personas, que ahora reconocen como los que dieron el primer paso, luchando contra el narcotráfico o intentando salvar algunas vidas de jóvenes atraídos de manera sibilina y engañosa, poniendo su vida personal y física en juego, qué me vais a contar a mi... Bueno ese reconocimiento se agradece, pero he de decir que esos luchadores o ya no están o con suerte están jubilados o deteriorados por el tiempo. 
Eso ya llega tarde, muy tarde, para una mayoría de aquellos luchadores y luchadoras, que lo hacíamos, entre ellos estoy, milagro aún vivo, de manera altruista, viendo lo que estaba sucediendo en nuestras calles y plazas, el bares, hoteles  o restaurantes. Se venía abajo un modo de vida, tranquilo, cómodo y eficiente, en donde los jóvenes eran sanos y deportistas, donde cerraban negocios de toda la vida, te encontrabas, como todo cambiaba a pasos agigantados, desapareciendo una sociedad normalizada, por otra donde los billetes iban en bolsas de basura o se tiraba por las cañerías, visto por el que esto escribe. En donde El Bao era el mayor supermercado de la provincia, en venta de estupefacientes, centuplicaba las ganancias del Corte Inglés, pero en dinero oscuro y manchado de sangre y sufrimiento de toda una sociedad que, impávida, observaba este cambio social, sin saber que estaba pasando.
Desde luego las madres fueron las que dieron el primer impulso a esta lucha desigual y sin apoyos de ningún tipo . Ellas, las de todas las ciudades, fueron las que tiraron de más gente para unirse. Me acuerdo cuando dije públicamente que los adictos eran enfermos, en Villagarcía y otros lugares. Me pusieron en marcha hacia el garrote vil, los propios ciudadanos, yo era uno más de ellos, estorbaban, ellos mismos se auto metían en guetos. Sí, de acuerdo, robaban cuatro cosas para su sustento enfermo de adición a la droga, no tenían otro remedio. Eso no lo defiendo, al contrario. Pero lo comprendí, desde el primer momento, y por esa indefensión que tenían ante una sociedad acomodada e hipócrita, lo que ocurrió fue que aún me supuso inmiscuirme más en su defensa. Algunos logramos sacarlos de la adición y hoy tienen una vida social normalizada, pero la mayoría como antes relaté, se fueron para siempre, cayeron de todas clases sociales.Mientras ellos sufrían y se deterioraban, los otros, los malos se pegaban las grandes juergas y comilonas, esto también visto por el que os escribe.
Sí, amigos alcaldes, esta bien ese reconocimiento a los que se rebelaron, pero…. Llega tarde, muy tarde, de nada vale dar honores y buenas palabras ante una tumba, aunque si para limpiar el buen nombre de una ciudad. los que estuvimos en ese momento arriesgándolo todo, creo que intentamos hacer algo mas,  intentar salvar vidas del futuro de esa ciudad. De todas formas se os agradece, eso sí es de buena voluntad, como nosotros hicimos. Siempre.  A todos un afectuoso saludo amigos. Saúde e Terra.

Pleno histórico
Comentarios