lunes 19.08.2019

Silencio cómplice

Amigos: “Cuando nadie te quiera, cuando todos te olviden, volverás al camino donde yo me quedé”. (Anónimo).  “Cada vez que un hombre en el mundo es encadenado, nosotros, todos, estamos encadenados a él”. “La libertad debe ser para todos o para nadie”. (Albert Camus).   Esta sociedad actual, esta adquiriendo tintes de desgracia en nuestros jóvenes, el próximo día os descubriré el embolado. 

Siempre más de lo mismo. Cada cuatro años, depende para qué institución, los corderos eligen al que lo va a cocinar bien calentito. No hablo de colores, me es indiferente, los cocineros cambian el color de su traje.  Y los corderos se reúnen todos juntos, como las muñecas de Famosa en el Portal. Obedientes, silenciosos,  se arrastran a la voz de sus amos. No estoy contra la democracia. Todo lo contrario. Precisamente porque me gusta la libertad, porque me gusta que las opiniones sean escuchadas sin censuras previas, porque exista una verdadera igualdad de derechos, y que sea el pueblo con plena libertad de decisión, quien elija sus representantes. Yo desde hace unos años, siempre me pregunté,  es que no acertamos una, ni una. Y bueno en los últimos tiempos, qué os voy a contar. Nos hemos lucido en la elección, para comer cerillas y masticar ladrillo. 

Los más sofisticados roba gallinas del país se han paseado con nuestros votos, nuestros sueldos, nuestros enfermos, nuestros hijos, nuestros ancianos y nuestros derechos llevándolos de viaje a las Islas Caimán y otros paraísos de la indecencia, mientras y al mismo tiempo aumentaba la cifra de votantes ovinos en una casa, que se llama INEM.

En la que casi nadie quiere estar, pero es la mayor multinacional que existe en el país, aunque no produzca riqueza sino miseria tras miseria, hambre y más hambre. Desahucio tras desahucio, dejando a miles y miles de familias en la puñetera rúa del percebe. A miles de estudiantes sin becas universitarias, por pasarse dos céntimos en el baremo. Aunque seas un Einstein de la vida, da igual. 

Mientras los corderos se dirigen al portal con el sobre en la mano. Sin salirse de la fila,  con la sonrisa en la cara, auto convencidos que eligen en libertad, a gente como ellos, que los puede representar y trabajar dignamente por su bienestar. Resulta que ni unos saben que van dirigidos, completamente programados, como robots, mediatizados por infinidad de dádivas y favores, aquellos con el miedo en sus entrañas y los demás  con el chip puesto y más que agotado por la sinrazón. Los que serán “elegidos”, se frotan las manos,  como simples mercaderes de lo ajeno. Y se ríen a espaldas de estos, a carcajada limpia, ya hala otros 4 años a vivir del cuento y de los demás. Para muchos es la solución de sus vidas mas que la lotería, y mas de lo mismo.  Me aburre. 

Aquí eliges a uno y salen todos, como las gallinas del corral, no puedes elegir de manera individual, no hay cambios, listas abiertas y que salga el que mas lo merezca, igual que la ley D´Hondt, que favorece al que más votos tiene, cuando debería ser al contrario como mínimo. Llevamos 40 años siempre igual, coñe. Claro mientras les vaya bien a unos cuantos que dirigen el circo este. Pues aquí paz y después gloria. 

Un servidor, no comulga con ruedas de molino, y hasta que  tengamos una verdadera democracia, en la que todos seamos iguales ante cualquier tipo de poder, no formare parte de este circo. En este circo no entro. Seamos serios, para que nos sirve, un Parlamento, en el que se trata de todo, menos lo que importa al ciudadano, tienen a todos los trabajadores en la calle, Renfe, bomberos, funcionarios de cárceles, policías, astilleros, etc. Y creo que ví al Pulgarcito y sus personajes también con pancartas, o lo tomas a cachondeo o ya es hora de tomar decisiones serias como pueblo. 

El próximo día, volveré a dar duro a las apuestas online, y los centros de apuestas que proliferan en nuestras ciudades, dando un caramelo, por la vida en serio peligro de nuestra juventud. Caña. Y al mono. Un saludo amigos. Saúde e Terra.

Silencio cómplice
Comentarios