martes 17.09.2019

Un gato mágico

Amigos: “El ser humano es como un fósforo, sin cabeza, ¿para qué vale?” (Ventura de la Vega). “Mientras vivimos, ya no hay muerte; cuando llega la muerte, ya no vivimos” (Epicuro). “Muchas veces se arrepiente uno de haber hablado, pero nunca de haber callado” (Simónides)
Se nos va un año viejo y empieza otro año, más de lo mismo. Aunque parezca pesimista no lo soy, salimos de una etapa, y entramos en otra igual, sin más. La vida es eso, un andar, un caminar, hacia adelante. Para sobrellevar todo esto, os voy a contar el por qué el alma es superior al dinero un millón de millones de años luz.
En el seno de una familia había un gato siamés, era distinto a todos los demás, tenía cuatro patas y rabo, pero un rabo torcido de nacimiento, y de nacimiento era su manera de ser, inteligente, cariñoso. La familia sabía que era único, también por su elegancia, su porte, porque más bien parecía proveniente del antiguo Egipto, y tocado por una varita mágica, que lo convertía en algo supremo. Un mal día de primeros del mes de la Natividad, el gato, desapareció. Algunos se reían por la búsqueda de un simple gato. Se le respondió que desde que nos falta, los días son grises sin color, el amor, que dicho animal, esparcía a su alrededor, nos contagiaba, era tal su magia, que enseguida se dieron cuenta, que era más que eso, un gato, un gato mágico
Siento decirlo, pero  cuanto más conozco a la raza humana, más quiero a los animales y hablo en general, luego hay seres escogidos de raza humana, que son como el gato desaparecido, especial y único. Y esa es la realidad. Pero la vida, da vueltas y lo que antes es oscuro, se vuelve claro y diáfano, como el primer rayo de sol del amanecer,  esto mismo era para la familia, el gato “Chaski”. Quince días después de la desaparición, un 28 de Diciembre del mismo año, por arte de magia, y mirar, vuelvo a nombrar magia, es encontrado en unos bajos de un edificioy no sin cierto riesgo para su salvamento, se logró su vuelta a este mundo real y lleno de peligros, para un ser bueno y noble como Chaski. La alegría fue inenarrable, hubo llantos de alegría, y felicidad, si tocara en la lotería todos los millones que existen en el mundo, no los cambiaban por volver a recuperar su figura, el amor y la alegría, que irradia. Estuvo quince días en un sótano, solo, sin comer, y beber tan solo del agua de lluvia que se filtraba por el techo. Ahora venirme a decir, que esto no es una realidad porque lo fue, aunque apareciese, el día de los Santos Inocentes y que esto no es un verdadero cuento de Navidad, pero real, el tesón del gato, sin salir prácticamente, de su pequeño escondite, el no perder, la fe en encontrarlo, demuestra a muchos, lo que puede conseguir un simple animal, cuando se le quiere y trata como un miembro más de la casa. A ver si el día 6 salen Melchor, Gaspar, Baltasar y Chaski, tampoco me extrañaría,  desde la alegría interior de esta noticia, que para muchos es un simple gato, para otros, son muchas cosas en una. El sentimiento de humano a un ser especial cuasi mágico. Un saludo y que paséis un feliz año amigos.
 

Un gato mágico
Comentarios