miércoles 20.11.2019

Consecuencias

Amigos: “En la vida, solo hay dos partidos entre los que es preciso escoger: venderse o entregarse” (Antoine Francois Rondelet). “Qué es la vida humana en este mundo inconstante? Nada más que un instante” (Adam Mickiewicz). “Dormí y soñé que la vida era bella. Desperté y advertí entonces, que la vida es deber” (Immanuel Kant).

A lo largo de mis años en esta vida siempre me he dado cuenta desde pequeño que toda acción tiene consecuencias para uno mismo y para los demás que me rodean. Esas consecuencias en ocasiones son diferentes, positivas o negativas, para cada cual. He de decir, que lo hecho, hecho está, el pasado es inamovible, y esas acciones personales, pudieron afectar positiva o negativamente a personas o colectivos de manera a veces leve y a veces cruenta. La mala intención nunca salió de mi persona, tan solo, que el paso por la vida, deja huellas a todos los que afecta, mi vuelo, luego los años, van ordenando un puzzle, que al final de la misma se completa de manera definitiva. A los que se sintieron afectados o agraviados por el roce de mi vuelo, les digo que no era mi intención, no les pido disculpas. La intención no fue perjudicar a ninguno, pero los pasos que uno da nunca son perfectos aunque los mida al milímetro, si das un paso, pisas una baldosa, pero el siguiente pisas cemento. Todos nacemos para morir y en ese intervalo de tiempo se cometen errores y aciertos, personales y sociales. Luché como un desesperado para ayudar a la vida de los demás y a disminuir sufrimiento a los más desfavorecidos. A veces se consigue y otras se queda a medio camino, por diversas circunstancias y la obra no se completa, pero en verdad he puesto todo de mí para que la conclusión fuera positiva. Hay muchos que han salido adelante con el roce de mi vuelo, a pesar de  las estructuras orgánicas de un sistema que no estaba preparado, no lo está, ni lo estará nunca. La inhumanidad está a la orden del día, la avaricia del tener golea a la honestidad y al amor del ser, y ahí está el error de la humanidad.

Para mí es un fallo que tenemos los humanos que a medida que avanzan las generaciones, va desapareciendo en nuestro árbol genético y llegará el instante que desaparezca con el primer nacido sin ese cromosoma, y tendremos una humanidad inhumana, nunca tan bien dicho, y por lo tanto con instintos salvajes. Afortunadamente gente como yo y mi generación no lo veremos, pero nuestros nietos o biznietos, de seguro que lo sufrirán, y temo por todos ellos, porque este modo de vida, este  sistema está a su fin. Los vertidos de toda índole contra nuestra propia madre la tierra, el egoísmo, la falta de escrúpulos, la corrupción de todo tipo y en todo lugar, da lo mismo, la maldad en sí misma se adueña del tener humano y se olvida del ser. Seguimos dejando que se incendien nuestros montes por la codicia de unos y el abandono de los demás, pero nos afecta a todos, y aquí y allí, nadie hace nada. Yo he intentado dentro de mi ámbito hacer todo el bien que me ha sido posible y más, he sacrificado mi vida personal, por la ayuda a otros que lo necesitaban mucho más, es difícil de entender para los egoístas, pero a los que no lo son, lo entienden perfectamente.

Por esa causa me he granjeado enemigos peligrosos y también grandes amigos, he perdido una familia y he ganado otra, que en el atardecer de mis días tristes, me dan amor y cuidados, mi pareja está a mi lado para lo bueno y lo menos bueno, y el amor prevalece y lo hará,hasta el fin. Gracias a ella aún me gustan las cosas más sencillas, el rumor del mar, el ruido del viento cuando roza las copas de los árboles y plantas. De todas formas no es una despedida, pienso seguir en la brecha hasta el ultimo aliento, conste, si un domingo y otro y otro no me encontráis, mirad en la penúltima página, y allí me encontraréis, eso sí feliz de mi labor en esta vida, del amor que di y del que recibí de mi pareja Mª Dolores, y más por haber llegado a la otra que es eterna y más sublime, lo sé porque ya estuve por minutos y lo vi Todo. Seguiremos. Un saludo.

Consecuencias
Comentarios