Viernes 24.05.2019

El 9-M

Hay ecos de fechas señaladas que no se apagan ni con todos los silencios interesados del mundo. El 8-M es ya una de esas fechas marcadas en todos nuestros calendarios y por suerte ya a nadie se le olvida que ese día (y todos los demás) se concibe en femenino.

La batalla del día 8 de marzo hace tiempo que la tenemos ganada entre todas y casi todos. Eso es así. Ahora, creo que la siguiente meta será la del 9 y el 10 de marzo y sucesivos. Al más puro estilo Sabina para que no nos den las doce y la una y las dos y las tres esperando a que esto cambie. El día siguiente es casi igual (o más) importante que el propio 8/3. Para que esto no sea flor de un día tenemos que seguir regando y cuidando la planta. Las flores están más sanas creciendo fuertes en la tierra que cortadas en un ramo…

Creo que en esto de las proclamas feministas no todo es blanco o negro. No lo creo. Percibo que cada vez más se intenta llevar al extremo la lucha entre unas y otros y en mi opinión esto es algo que nos compete al 100% de la población mundial, y no solo a una mitad u otra. Coincido en que con un lazo no se arregla una injusticia, aunque también coincido en que no sobra que todo el planeta haga examen de conciencia, aunque sea una vez al año.

Estos días he vuelto a comprobar cómo hay gente que quiere sacar réditos políticos de una fecha, una pancarta, un cántico o un color. Es una pena, pero es así. Escuchar a algunos y algunas portavoces queriendo apropiarse de una fecha concreta del almanaque
es cuando menos para hacérselo mirar.

No creo que esto sea una guerra porque no creo en el lenguaje bélico, pero ver cómo hay quien se disputa el título del más feminista del año me parece poco productivo.

Cada una es feminista como mejor entiende, porque es como tiene que ser. No creo que el problema esté en calificar cómo batallan los demás, sino cómo busca soluciones una misma y cómo cambia su entorno más directo. Si cada habitante logra un pequeño cambio en su círculo de amigos y familia más cerca esteramos del efecto mariposa más social e igualitario de la Historia.

La igualdad es hija de la formación, nieta de la independencia y bisnieta de la libertad. Así ha sido durante estos últimos 40 años y así lo vemos hoy. Claro que quedan 40 años más por delante de duro trabajo, pero los techos están para romperlos, y especialmente si solo son de cristal. Hoy podemos presumir de mujeres en el primerísimo nivel de la vida en el sector que quieran. Lo que más tranquilidad me reporta es que a pesar de haber sido mucho tiempo más tarde de lo debido, lo único que tengo claro es que la mujer ha venido a esta primera línea de protagonismo para quedarse.

Siempre lo digo y siempre lo diré. “Ya queda menos”, para lograr este y muchos otros objetivos que nos marquemos. [email protected], [email protected], somos más fuertes. No perdamos el tiempo en discutir por la etiqueta porque no tenemos más tiempo que perder. Mañana volverá a ser el día de la mujer…. (y pasado…)

El 9-M
Comentarios