martes 4/8/20

La falta de luces

Gobernar se puede gobernar de muchas maneras. Algunos intentamos siempre hacerlo lo mejor posible, conscientes de que la realidad a veces es tozuda y las limitaciones (económicas sobre todo) te atan de pies y manos para impedirte hacer todo lo que deseas por el bien común. Otros tienen más suerte y aterrizan con el campo arado, la hierba floreciendo y la cartera rebosando millones. Cuando personas que saben mucho de un tema y otras que confiesan no saber prácticamente nada coinciden en algo es que ese algo salta a la vista y en Vilagarcía a día de hoy todo el mundo coincide en que Ravella pasó de querer pero no poder a poder pero no querer de ninguna de las maneras.
El PSOE parece que gobierna de noche. Su proyecto es como un camino sin asfaltar lleno de baches (improvisaciones) y el equipo de Varela un coche con los faros fundidos. No ve más allá del morro del vehículo y solo atiende a la ciudadanía el mes antes de ir a votar. Repostar que le llaman en el argot de la conducción…
A este gobierno le faltan luces. Muchas. Y seriedad. Y ser de palabra. Y elegancia. Y cintura política. Y decir la verdad. Y reconocer los méritos de los demás, que también los tenemos. En diciembre presentamos al pleno una moción para que entre todos buscásemos una mejor ubicación para el transformador de Vilaxoán. El gobierno quiso apuntarse una medalla vendiendo que lo iba a meter en un búnker (cómo no! De hormigón!!) y vetó esa moción. Pero salió trasquilado. No solo nosotros no lo queremos. Es que los vecinos no lo quieren. Ni los papás y mamás de los bebés que algún día, cuando se dignen a acabar la obra, correrán por esos pasillos. Y hasta otras fuerzas de la oposición ahora piden lo mismo, aunque en algún caso como el del BNG huele a la legua a electoralismo barato…
Las luces que le gustan al alcalde son las de las hormigoneras trabajando fuera de plazo, porque todo el mundo sabe que ni las de plaza de Galicia funcionan ni las del obelisco le favorecen. Que parece una discoteca desangelada de extrarradio… cosas de los socialistas.
Y le faltan tantas luces que parecen el tramo de la vía rápida que une Santa Mariña con el Hospital do Salnés. Un punto negro como pocos. Nosotros llevamos al pleno de la próxima semana una moción para que se reponga la iluminación, porque la siniestralidad en esta ciudad sigue desbocada y lo mínimo es ponerle remedio, que se puede. Porque hay dinero en la caja como para que Abel Caballero venga a iluminarlo de Navidad. Pero el alcalde socialista no se lo pide al Ministro socialista. Como tampoco le pide una parada de AVE, ni un paseo completo en la playa, ni un Cuartel para la Guardia Civil… Ni se lo pide ni el otro se lo iba a dar…  
Varela es muy de ir de paseo a Madrid con las manos vacías. Como buen gallego nunca sabes si va o viene de allí porque ni lleva nada ni trae nada de vuelta… eso sí, los paseos los pagamos todos. No valdrán para nada, pero “haberlos hailos”.
Estos días en las filas del PSOE están a base de bicarbonato y sal de frutas. El sapo que tuvieron que tragar defendiendo los Presupuestos de Pedro Sánchez conlleva indigestión, malestar y revoltijo de tripas. Y no me extraña. Es un papelón tener que decir que las cuentas que castigan a los gallegos son las mejores del mundo. A Varela le pierde el partidismo y cree que la ciudadanía no tiene criterio. Allá él. Ya no está de moda el socialismo y no sé si lo sabe. Me da igual. Se le están desmoronando los feudos históricos a pasos agigantados pero siguen conduciendo un coche sin luces. Ya falta menos para el cambio. 4 meses exactos. Tic tac. 

Comentarios