• Jueves, 20 de Septiembre de 2018

Mal de altura

Cuanto más deprisa se asciende a mayor altitud, mayor es la probabilidad de sufrir el mal agudo de montaña. Es una patología que puede afectar a esquiadores y alpinistas.

Cuanto más deprisa se asciende a mayor altitud, mayor es la probabilidad de sufrir el mal agudo de montaña. Es una patología que puede afectar a esquiadores y alpinistas. También es riesgo que en ocasiones acecha a los políticos en razón de las expectativas de éxito que pueden generar las encuestas de intención de voto. Por analogía con este trastorno provocado por la reducción de la presión atmosférica y un descenso en los niveles de oxígeno cuando en términos de conducta se advierte de los peligros que apareja el “mal de altura” todos entendemos que estamos hablando de alguien que puede haber perdido el contacto con la realidad.
Acabamos de conocer el resultado del último CIS en el que la nota más destacada es el crecimiento de Ciudadanos (22,4%), por delante del PSOE (22%) y a solo dos puntos del PP, que con un 24,4%, caso de celebrarse hoy las elecciones, seguiría siendo el partido más votado aunque a 9 puntos de los últimos comicios y a 20 de cuando hace siete años obtuvo mayoría absoluta. La tasa de lealtad es muy baja, sólo el 56,6% de los que le votaron volverían a hacerlo. Podemos con el 19,6% completa el panel de las expectativas de los partidos.
El estudio del CIS confirma el ascenso de Ciudadanos como ya habían reflejando diversas encuestas realizadas en los últimos meses. El análisis ofrece un dato revelador: en menos de un año, Ciudadanos habría ganado dos millones de votos. Un millón doscientos mil procederían del PP y ochocientos mil del PSOE. Con ser este dato importante aún hay otro más significativo: Ciudadanos sería la fuerza preferida por los votantes situados entre los 18 y los 55 años. También ha crecido en apoyos entre los mayores de 65. Los pensionistas constituyen un caladero de votos importante que hasta ahora se repartían a medias el PP y el PSOE. Ahora están descontentos, en pie de guerra y con continuas movilizaciones. De la capacidad que tenga Ciudadanos para lograr su confianza puede depender el empujón definitivo para convertirse en el partido más votado de España.
Pero estamos hablando de encuestas. Tomar al pie de la letra la foto del momento como segura profecía del futuro entraña riesgos. Puede ser lo más parecido al que corren los alpinistas cuando se dejan atrapar por el éxtasis de la montaña. De ése peligro deberá guarecerse el joven tribuno Albert Rivera si quiere culminar el anhelado “ochomil” de La Moncloa.