lunes 19.08.2019

El nuevo bipartito

Los socialistas no aprenden de sus errores y siempre tropiezan en la misma piedra. Antes fue su apuesta por una alianza con el Bloque y las cosas salieron mal; ahora es con la Marea, y no se le ve mejor, sino que acabará peor. Los cuatro años de inacción no son perdonables a los socialistas; han tenido en sus manos capacidad de diálogo con la oposición, pero la cerrazón no le permitió ver la realidad de su error. Ahora que se acerca una nueva consulta popular, sienten pánico por los resultados que puedan obtener y todo apunta que no serán los deseables, sino lo contrario. Ningún bipartito fue bueno, ya sea gobernando en comandita o no, es lo mismo. La ayuda se le brindó a la Marea a ciegas y estos cuatro años fueron un desgobierno. Achacar este despropósito a la mala suerte es no saber dónde está la mano izquierda. El error cometido desde el principio prosigue en el tiempo y todavía se convierte en mayor escándalo electoral, cuando no solo no se reconoce la ayuda prestada a la Marea, sino que el propio PSOE por medio de sus políticos en situación de activa. Se muestran partidarios de los presupuestos que esboza el presidente del Gobierno, premiando la actitud de los independentistas catalanes y penalizando a las autonomías que cumplen la ley a rajatabla.

Esa actitud debilita más la creencia ciudadana en el partido y ahonda en sus errores, por tanto, es posible que en el futuro inmediato se pueda asistir a un descalabro electoral socialista. No es deseable, pero ante la actitud del propio partido en la carrera por aferrarse a las ayudas prestadas por parte de Podemos y viceversa, así como su afición a los postulados catalanistas, sin poner en solfa el valor histórico del partido, que a lo largo del tiempo ha estado lidiando con sus numerosos errores.

Tenían que estar vacunados de todos ellos, pero se sigue tropezando en la misma piedra y no son capaces de ver la luz al final del túnel. La regeneración del socialismo tiene que empezar a resurgir, es necesario tomar decisiones claras. Es lo que la ciudadanía aguarda que se haga y que se aprenda de todos los errores cometidos en los últimos cuatro años, que son muchos. Ahora ya con fecha electoral, cambia todo.

Solo así la situación se puede abordar desde otro punto de vista y volver a contar con el apoyo social en las urnas. Sino es mejor que nos coja confesados a todos los españoles, debido a que habrá una amalgama de siglas e ideologías que pueden acabar con todo lo hasta ahora conocido y con el populismo no se va a ningún lado (véase Venezuela).

Los gobiernos bipartitos no son buenas soluciones y sus ayudas tampoco lo son, de modo que los socialistas por el bien común deben aprender de sus propios errores. Se verán condenados al fracaso por ellos mismos, no por los demás. El pueblo elige, sabe en cada tiempo la solución y lo dice en las urnas.

El nuevo bipartito
Comentarios