• Miércoles, 15 de Agosto de 2018

Sobre la intervención de Julio Torrado

en relación con la intervención del parlamentario autonómico

n relación con la intervención del parlamentario autonómico D. Julio Torrado Quintela en la Comisión de Pesca y Marisqueo del Parlamento de Galicia, quisiera efectuar algunas puntualizaciones.
1.-El Sr. Torrado Quintela afirmó en dicha comisión que por culpa de la dirección de la Cofradía de Pescadores Santiago Apóstol de Carril se estaba viviendo en esta localidad una situación de conflictividad. Mencionó algunos aspectos: problemas de abuso laboral, incumplimiento de la normativa (referida a las sustituciones en la Xunta Xeral de la Cofradía), y culpa a la dirección de la Cofradía -y más específicamente al Patrón Mayor- de la existencia de tensiones que afectan a “los trabajadores, la mitad de una organización,…”, afirmó que el Patrón Mayor insulta a todos los otros grupos y representantes políticos al tiempo que habla bien del Partido Popular, para terminar solicitando finalmente la intervención de la Consellería do Mar en la Cofradía ejerciendo sus competencias y estructura jerárquica.
Esa intervención del Sr. Torrado Quintela estuvo revestida de prejuicios hacia la dirección de la Cofradía, desconocimiento de la legislación reguladora de las Cofradías, y una exageración cuantitativa y cualitativa de la situación existente en la Cofradía, que me recuerda a lo acontecido recientemente en un Pleno del Concello de Vilagarcía de Arousa.
2.- El sr. Torrado fue elegido democráticamente por los electores, y la dirección de la Cofradía fue elegida democráticamente por sus socios.
El sr. Torrado no se ha puesto en contacto con la dirección de la Cofradía de Carril para oír la postura y las razones de ésta en los hechos que menciona. Se ha limitado (supongo) a oír lo que le habrán contado unas personas descontentas con la actuación de la dirección de la Cofradía.
Eso mismo es lo que yo había achacado a la actuación de los miembros del Pleno del Concello, exponiendo en la prensa que –excepto el Partido Popular- nadie nos había preguntado por nuestra versión o posición respecto del tema allí debatido. Quizás sea eso lo que el Sr. Torrado califica como “insultos a los grupos y representantes políticos al tiempo que habla bien del Partido Popular”.
Sr. Torrado: todos sabemos que la verdad duele, y la verdad es la que ya he expuesto: nadie de los demás partidos políticos quiso escuchar lo que la dirección de la Cofradía tuviere que decir respecto de la problemática examinada.
Eso no es hablar bien del Partido Popular, es decir lo que había sucedido. Y eso evidencia la existencia de prejuicios, como antes he indicado, porque adoptar una decisión sin escuchar a las partes es “prejuzgar”, lo cual resulta lamentable en la actuación de un representante de la soberanía popular, y especialmente cuando a quien no quiere escuchar es a quien ostenta un cargo tras haber sido elegido democráticamente.
3.- La afirmación de que las tensiones existentes afectan a todos los trabajadores y a la mitad de una organización (refiriéndose a la Cofradía de Carril), resulta absolutamente injustificada y exagerada. La tensión que relata se refiere a unos procedimientos laborales respecto de 3 trabajadores de la Cofradía, y poco más de media docena de sus socios (a los cuales supongo que habrá escuchado detenidamente), pero olvida que la Cofradía de Carril tiene una docena de trabajadores, y casi quinientos socios (a quienes el sr. Torrado no ha escuchado. Ni directamente, ni indirectamente a través de sus representantes legítima y democráticamente elegidos).
4.- El sr. Torrado deja patente su desconocimiento de la legislación y de la condición de las Cofradías de Pescadores, pues éstas gozan de un doble ámbito: administrativo (en algunas materias) y privado (en otras), y sólo respecto de las primeras existe una dependencia jerárquica (de tutela) hacia la Xunta de Galicia.
Solicitar que la Consellería intervenga haciendo uso de sus competencias y su jerarquía en cuestiones que atañen a una Cofradía pero que no están sujetas al derecho administrativo, evidencia un desconocimiento de la materia por parte de quien así se ha expresado.
5.- Me parece respetable que el sr. Torrado se exprese en los términos que estime oportunos, pero ese mismo derecho tenemos los demás ciudadanos. 
Me parece loable que un representante político se preocupe por la situación laboral de tres trabajadores de una empresa, y que se preocupe por la situación anímica y profesional de un poco más de media docena de profesionales.
Espero y deseo que muestre la misma preocupación respecto de empresas y entidades diferentes de la Cofradía de Carril.
Sólo me permito hacerle una recomendación: que en lo sucesivo, antes de dictar una sentencia condenatoria escuche a todas las partes, pues en otro caso no estaría juzgando, sino prejuzgando.