• Lunes, 24 de Septiembre de 2018

Contaminación

Muchos somos conscientes de que la manera en que utilizamos el agua y la energía, la forma en que diseñamos nuestras casas y recogemos los residuos.

Muchos somos conscientes de que la manera en que utilizamos el agua y la energía, la forma en que diseñamos nuestras casas y recogemos los residuos, si disfrutamos o no de nuestros jardines y de los parques naturales que nos rodean, todos estos son factores que afectan a nuestro mundo, en el que habitamos y queremos que sigan habitando las futuras generaciones. 
Hay mucha gente consciente de que es necesario proteger el planeta pero hay otra mucha que no mira más allá y mantienen unos malos hábitos ambientales. 
Así no hay más que pasearse, a cualquier hora del día o de la madrugada, por alguna zona portuaria y observamos como, a pesar de existir diversos contenedores de color verde, azul y amarillo; los plásticos, botellas, redes, cajas…, son “olvidadas” en cualquier lugar cerca de la orilla del mar a donde, inevitablemente, terminan cayendo y dañando el ecosistema.
Los marineros, pescadores, rederos, armadores, comercializadores, exportadores y cualquier otro tipo persona o colectivo que realice labores marítimas, directa o indirectamente, tenemos que tener unos comportamientos más respetuosos con el entorno para evitar la proliferación de los trozos de cajas, redes, metales, así como de plásticos que deambulan, con el viento, por todas las zonas portuarias de nuestros pueblos y ciudades y que son muy contaminantes para el ecosistema marino. 
Ahí los responsables de los puertos pesqueros, comerciales o deportivos, tienen mucho que decir y no escudarse en que ellos cumplen con facilitar, gratuitamente, los contenedores sin más.
Todos tenemos que ser conscientes de aquello a lo que nos enfrentamos (a medio y largo plazo), que es ni más ni menos que el saber como compaginar el mantenimiento de nuestra forma de vida, a veces caótica e insolidaria, con el respeto y la protección del propio medio natural.