• Jueves, 20 de Septiembre de 2018

Servicios sociales

Es cierto, ya nadie lo puede ocultar y mucho menos discutir. La mayoría de los departamentos de servicios sociales municipales de todo el país siguen desbordados, desde el inicio de la crisis económica.

Es cierto, ya nadie lo puede ocultar y mucho menos discutir. La mayoría de los departamentos de servicios sociales municipales de todo el país siguen desbordados, desde el inicio de la crisis económica. Cada vez son más las familias en situación de exclusión social. Por ello es necesario reordenar estos servicios para dotarlos de mayores competencias, más recursos, una mejor operatividad y que salgan más de los despachos para realizar los trabajos de campo necesarios, observando la realidad social, para que no quede ni una sola familia sin las coberturas básicas: sanidad, educación, alimentación, medicamentos. vivienda, trabajo, rentas municipales, risga, prestaciones no contributivas, salario social… 
Los servicios sociales nacieron para cubrir las necesidades básicas de ciertos grupos de inmigrantes y colectivos marginales que malvivían de la venta ambulante y la chatarra, principalmente. Ahora las familias que acuden a estos departamentos ya no son las habituales: hasta hace poco tiempo tenían su trabajo estable, su vivienda digna, disfrutaban de sus vacaciones mensuales retribuidas, tenían garantizados sus fines de semana de ocio, y de la noche a la mañana se quedan en paro, sin trabajo, sin negocio o bien les ataca una grave enfermedad y se quedan sin los ingresos necesarios para continuar con su nivel de vida.
Todas estas circunstancias las han llevado a la miseria económica y no ven más salida que acudir al auxilio de la administración pública, que está para garantizar, por otra parte, los recursos económicos de subsistencia a quien carezca de ellos y para ayudar a la atención de las necesidades primarias de alimentación, vestido, ajuar doméstico, etc. , para todas las familias que las necesiten.