sábado 30.05.2020

Algunas verdades como puños

a crisis de los sectores primarios (agricultura y ganadería) tienen varios nombres y apellidos que, por cierto, no tuvieron eco en las concentraciones y manifestaciones que llenaron de tractores carreteras y calles. Un estudio de Libremercado apunta, entre otras cosas, al acuerdo de la UE con Marruecos y los beneficios que allí consiguen empresas españolas. Explica la “emigración de empresarios andaluces por los salarios del país marroquí y otras gabelas de sus administradores. El acuerdo en vigor, al que se refiere el artículo, ha provocado la destrucción de doce mil empleos en Andalucía, Canarias, Valencia y Murcia. En Marruecos hay empresas españolas dedicadas al sector pesquero, agricultura, avicultura, componentes plásticos, productos químicos, herramientas, etc. 
El país africano aumentó su exportación de tomate a la UE a 285.000 toneladas lo que indignó al campo andaluz. Aumentaron las adjudicaciones a empresas españolas especializadas en cereales y y legumbres. Son empresarios españoles, pues, que con la inestimable ayuda de Europa en busca de una cooperación mayor en Marruecos en la lucha contra la llegada de miles y miles  de inmigrantes por la frontera española. 
Conviene saber que tienen “mando en plaza” las redes patronales que forman las grandes empresas de compras, distribución y venta sin olvidar las empresas exportadoras y que aquí se prefirió la vía de las subvenciones que afrontar reformas estructurales. 
También hay que destacar, se afirma en este documento del que nos hacemos eco, que las exportaciones marroquíes incumplen sistemáticamente los acuerdos en vigor con la complicidad de las autoridades aduaneras del país y hay quienes opinan que tampoco se cumplen las condiciones sanitarias que se exigen a otros países. Estas políticas, se quejan desde los sectores agrícolas y ganaderos, han contado, de algún modo, con el silencio de los gobiernos españoles que tienen que cuidar la primera y principal  frontera entre Europa y el continente africano. Tal vez por esa mala conciencia –de unos y otros– desde la UE deja una lluvia de millones en ocho provincias españolas para que avancen hacia una economía verde. En esta especie de sorteo figura A Coruña. Todavía e debe ser confirmada pues la lista no es definitiva. 
En realidad esta lluvia de millones que anuncian desde Bruselas tiene un fin: avanzar hacia una economía verde. Pero al tiempo constata en su informe el incumplimiento de España en el tratamiento de las aguas residuales pese a las ayudas ya recibidas.  ¿Hablan del Burgo?

Comentarios