sábado 04.07.2020

Barullo y gritos

Seguro que lo vieron en la tele: por un lado en la milla de oro de Madrid usan las cacerolas para advertir al gobierno que los ricos también sufren y en otros barrios la lista de los que acudían en busca de comida ya sumaban el millón de ciudadanos. Mientras la presidenta de la comunidad vivía en lujoso apartamento rodeada de banderas y una foto del Rey. El contrato de ese apartamento, ciento cuarenta metros por un lado y otros tantos de terraza, fue manipulado cuatro veces para esconder la verdad, según contó la SER. Y es que la fila de mentiras de la señora Ayudo solo lo puede soportar el PP acostumbrado a gritos, mentiras, chapuzas en sus cuentas y barullo en las instituciones que convierte en tabernas .El barullo de sus explicaciones no es capaz de ocultar sus mentiras y chanchullos. Una de las acusaciones que le hace Ayuso a Sánchez es que se mueve por “criterios políticos” y ¿ella? Por los de la pasta. Se reunió con ellos y no con los sanitarios, habla de pérdida de beneficios y no de vidas. Sigue la estela de sus predecesores. Ya saben: en vez “de Madrid al cielo e…al trullo. 

En una de las calles del barrio de Salamanca, donde reside el uno por ciento de los ricos de toda España con una renta media de 68.333 euros al año frente a la media de los españoles (25.086) y un 24% de esos vecinos tienen una renta reconocida de 200.000 euros. Este grupo privilegiado se quejaba amargamente de que el gobierno socialista-comunista-bolivariano con la ayuda de los separatistas, quiera convertir en vagos a ese millón y pico de madrileños que buscan subsistir gracias a los comedores sociales y ahora van a contar con el salario vital, arruinando al país, que tanto quieren.

Es el mismo mensaje del que fue director-general de Coca-Cola que tiene declarado, un patrimonio de 47,7 millones de euros y un jugoso sueldo en el Parlamento donde se especializó en rebuznos. Otro patriota al que le parece ese salario vital “el premio Nescafé para toda la vida”. Esta clase de personajes, que callados disimularían sus carencias, son los que ¡vade retro! piden el voto para dirigir el país. Este virus, hasta que llegue la vacuna, tiene a su mayor enemigo en la solidaridad de los ciudadanos. En el confinamiento. En la distancia física en los lugares públicas.

Por eso las caceroladas son un redoble llamando a la muerte.

Comentarios