sábado 30.05.2020

Del coronavirus a otros virus

l chiste que circula –y que es una fea realidad– compone la frase de forma que tiene usted ahí delante del balcón,  más expresiva: de Coronavirus a Corinacorona. Y es que ya saben: un juez español pide a Suiza más datos de la presunta donación a Corina desde unas cuentas en Suiza que, por un montón de datos que nadie negó, es del rey emérito. 
Una noticia que circula por ahí afirma que tres generaciones de los Borbón eran ¿son? Clientes de la banca suiza. El Congreso español no creará una comisión de investigación pues se niega una mayoría. Y es que alguien dijo que si la Constitución dice que el estatus constitucional del monarca impide cualquier investigación hay que cambiarla ¿o no? Aquí, queridos lectores vivimos rodeados de plagas que, por un lado, nos quitan el sueño y por otro nos chupan la sangre
En esta historia aparecen los espías a sueldo del gobierno, la banda de Villarejo y otros personajes muy ligados a los llamados “poderes fácticos”, además de un familiar del emérito –Álvaro de Orleans Borbón–  reconoció haber pagado muchos viajes privados “al Rey emérito” pues Juan Carlos quería viajar co discreción y privacidad. Y en varios de esos vuelos  se incluía a Corina Larsen. Nadie sabe cómo acabará este asunto y aún es pronto para convertir el relato en película. 
Y, vaya por Dios, llegan noticias de “riñas de poder e intrigas en la Asamblea de la Conferencia Episcopal Española con panfletos acusatorios entre rivales. Cuentan los periódicos que uno de los presentes fue criticado por haber sido intransigente con la corrupción. La Iglesia, por cierto, preocupada por el virus “coronado” a vedado alguna de sus señales de identidad más conocidas. 
Y precisamente el virus de la corrupción sigue creciendo: nuevo caso del Partido Popular valenciano con un protagonista famoso: el señor Cotino que fue concejal, diputado en el parlamento valenciano y ¡Director General de Policía (bajo las siglas del Partido Popular), investigado por la Gürtel, implicado en el caso Erial, otra vez ante los tribunales que le piden once años de prisión. 
A su lado, en este ¿último? Juicio? el Bigotes, González Pons, Francisco Camps y Pablo Crespo. 
Este último muy conocido en el Partido Popular de Manuel Fraga Iribane y de Alberto Núñez Feijóo pues fue Secretario de Organización de los populares, declaró en 2018 que los pagos en B al Partido Popular estaban instalados institucionalmente. O sea “otro virus” más. ¡Hace falta una vacuna!

Comentarios