Martes 20.11.2018

¿Cuesta? ¡Dale al pedal!

Verdaderamente el dicho es: chaval, apreta o cú e dalle o pedal…!.

Verdaderamente el dicho es: chaval, apreta o cú e dalle o pedal…!. Chavales, amas de casa, jubilados y un amplio etcétera tienen que apretarse desde el día uno. Fecha tradicional en esta vuelta que damos a nuestras vidas, pues nos enfrenta a la primera gran cuesta.
Ya saben sin duda que desde los sellos hasta el gas las cosas más cotidianas han subido de precio. Dicen en UGT que los salarios, desde 2009 hasta la fecha, han caído un 9% y se callan desde el gobierno que las grandes empresas y los que eran ricos ya desde el estraperlo, han aumentado sus beneficios entre un ¡28 a un 47 por ciento!
Otra mala nueva nos avisa que la subida del petróleo y, por tanto, la gasolina, supondrá, por su influencia en el transporte y la industria, un aumento del gasto (aumento de los costes que dicen los finos) de cuatro mil millones de euros que, como no compañeros, tendremos que pagar nosotros. Mis cuentas (contando con que somos cuarenta y siete millones de paganos), alrededor de ochenta euros cada españolito. Así que: apretar el estómago y pedalear…
Y mientras cumplimos con nuestro “tour” de la vida, con más cuestas que el Giro, el Tour y la Vuelta a España. Darle la vuelta a España, por cierto, es la única forma de cambiar esto que nos rodea y que apesta.
Ya no se trata solo, que también, de la corrupción que a diario llena las páginas de los periódicos y de imágenes las televisiones, sino la inacción de nuestros irresponsables que desgobiernan: han bajado las inversiones en infraestructuras, aumentado los regalos a los que regentan las autopistas; dilatan otras obras de importancia vital, como el AVE, y dejan desamparados a los ferrolanos con la peregrina explicación de que no lo quieren. Y ahí están paradas las obras iniciadas hace quince años….
Y están paradas, aparcadas, leyes sobre la igualdad, la transparencia, etcétera, mientras el Gobierno mete la pata, la mano y usa la cabeza únicamente para peinarla…
Mendez de Vigo, que es el portavoz de un Gobierno que parece un chiste, si no convirtiera nuestras vidas en dramas, dijo tan campante: “Aquí el que no está, no manda”.
Como explicaba Antón Losada en la tele o anunciaba el cese del Jefe de Tráfico o si, este seguía en el cargo, daba por bueno que Puigdemont, ejerciera de “presi!” desde Bruselas.
Es lo que hace Rajoy con el plasma o con su “no sé, no me consta”.  

¿Cuesta? ¡Dale al pedal!