martes 29/9/20

Historias de dos sedes

Se trata de parafrasear a Dickens en su famosa “Historia de dos ciudades”

Se trata de parafrasear a Dickens en su famosa “Historia de dos ciudades”, pero debo declarar que la idea se la debo a mi amigo Javi (no añado los apellidos, pues no tengo autorización para este plagio descarado), quien me dio la clave al afirmar que, el asunto de Madrid y Barcelona, Génova y Gracia, la sede de Rajoy y de Mas, son historias paralelas. 
Sigamos: los dos tesoreros detenidos. En un caso la denuncia la hace un concejal (además de aquella frase de Pasqual Maragall) de Esquerra Republicana y en el asunto madrileño es un edil ¡del Partido Popular! quien grabó horas y horas de los manejos de la Gürtel. Las dos sedes han sido registradas. En una había un ordenador trucado y en otro una máquina trituradora de documentos…
Los jefes –Artur y Mariano– recurrieron a lo mismo: proclamarse víctimas. Lo del primero está caliente y lo de Mariano le persigue desde el día aquel de “no es una trama del PP sino una trama contra el PP”.
La historia de estos dos casos tiene un apéndice importante: los catalanes sirvieron de bastón al PP y al PSOE, que, mire usted por dçonde, ni sabían nada ni nadie les dijo nada. Recuerden a Esperanza Aguirre, acorralada cada día más, y de los dirigentes catalanes. 
En ambos casos cada uno tiene su juez sobrevolando el asunto. Los de Mas a una señora con una historia próximo al partido y que ahora pilota una oficina por, para, la transparencia. En el PP cuenta con un asiduo, con sueldo de la FAES y el asunto de la moto, la copa …y la ausencia de casco.
Y en su último acto publicitario, Rajoy inaugura una oficina contra la corrupción para que los malos (Rato, Fabra, Matas etc., ) devuelvan lo “mangado”.
¿Hacía falta? ¿Es solo otro gesto a la parroquia? Y es que, días antes, un juez sin otra oficina que la propia, ya condenó a los “ex” de las cajas pidiéndoles la devolución del dinero que se llevaron ilícitamente.
Volvamos al principio: Correa lo cuenta y lo niega. Bárcenas dice que sí y que no. Los jueces y la policía insisten en una caja B para pagar las obras, la campaña electoral, sobresueldos, puros y corbatas.
Crespo ya contó que iba y venía con carpetas llenas de dinero en el trayecto Madrid-Galicia y viceversa.
Y Mariano y Mas resisten.

Comentarios