Miércoles 20.03.2019

Repasemos la liga gallega

aunque la “premier champions, se jugará antes –Ya saben el 28 de abril, partido y prórroga– el personal ya está ocupándose de las alineaciones de quienes saltarán a la conquista en esta parte del país. Y como siempre los insultadores empiezan a calentar el ambiente y lo que te rondaré morena…
No sabemos todavía si nuestro querido Feij009, como aún no toca, se curará en salud –y de paso cuidará de la nuestra, Sergas por medio– y tendrá un ojo en Madrid por si los electores se divorcian del señor Casado…
De momento el mayor problema del Partido Popular es que en Ciudadanos están explorando entre sus figuras más conocidas para un fichaje rápido. Ellos, Cs, después de su repudio al AVE gallego, su metedura de pata al opinar sobre el sometimiento do castelán ao galego (chicos, o falar non ten cancelas), no parece empezar con buen pie los entrenamientos, más preocupado el señor Rivera en competir por liderar el centro derecha –o lo que sea ahora– después de renunciar a la socialdemocracia que abrazó en sus principios, cuando presentaba a su partido en pelota picada. Tal vez por aquello hemos visto que está dispuesto a cambiarse de camisa según acomode…
Ya nos han mareado bastante con las noticias que llegan de En Marea, una formación la que sitúan en la bajamar después de ser arrojada de la cresta de la ola y, con el naufragio, arrastran a Podemos…
En el PSOE se encomiendan al efecto Caballero, don Abel, el alcalde vigués, que ilumina el optimismo de sus vecinos, y en su sobrino Gonzalo para las “otras”, que únicamente pide crecer electoralmente para convertirse en el líder de la izquierda galega…
Aun así, la “foto fija” que nos presentan las “enquisas” más recientes es que el BNG es imbatible en Pontevedra, que el Partido Popular únicamente tiene posibilidades de recuperar Ferrol, que don Abel arrasa en Vigo y aquí, en A Coruña, la pelea es más encarnizada, con la posibilidad de que sume más la izquierda y lo mismo puede suceder en Lugo si hay acuerdos paras dejar fuera al PP.
En Santiago los apostadores tienen dudas entre Martiño Noriega y Pepe Sánchez Bugallo, pero creen que al final se lo pondrán imposible al Partido Popular, mientras que en Ourense, la única capital gallega con alcalde del PP, puede pasar de todo ante el “abarrote” de candidatos: ocho si no conté mal. La liga gallega, pues, está al rojo vivo y aún hay mucho que jugar…

Repasemos la liga gallega
Comentarios