Jueves 15.11.2018

Arousa bien merece el AVE

l alcalde de Vilagarcía, Alberto Varela, se desplazó a Madrid para reunirse

l alcalde de Vilagarcía, Alberto Varela, se desplazó a Madrid para reunirse con el ministro de Fomento e insistir en la necesidad que tiene la comarca arousana de contar con una parada del AVE. La versión municipal apunta a que es más que probable que la alta velocidad tenga paradas en Vilagarcía, pero en asuntos políticos y más en época preelectoral, más vale no hacerse ilusiones ni echar las campanas al vuelo por lo que pueda pasar.
Lo que está claro es que se trata de una necesidad y una oportunidad para la comarca y por tanto hace bien el regidor en insistir una y otra vez en este asunto. Es más, pienso que el resto de los alcaldes también tendrían que hacer suya esta reivindicación y formar un frente común para que el Gobierno central incluya a la estación vilagarciana entre los destinos de este tren.
Su consecución no solo beneficiaría a Vilagarcía, sino a todos los concellos por igual. Además de favorecer la movilidad de las personas, no cabe duda de que supondría un punto de inflexión importante en asuntos relacionados con los negocios y las inversiones, así como en la desestacionalización del turismo, un sector estratégico para esta zona. El hecho de que Madrid se sitúe a unas pocas horas en un viaje cómodo y tranquilo permitiría potenciar una serie de servicios y paquetes turísticos cerrados a lo largo de todo el año que generarían valor añadido en el sector servicios, tan castigado en la comarca de O Salnés en la temporada baja y que es el responsable del incremento notable de las cifras de parados cada otoño.
En este caso, pienso que los colores políticos deberían quedar en segundo plano porque lo relevante no es quien consiga que el AVE llegue a Vilagarcía, sino que llegue. Ya habrá tiempo después de que cada cual se cuelgue la medalla correspondiente, aunque si todos gestionan en la misma dirección, cada uno en función de sus posibilidades, al final se convertiría en un trabajo de equipo que, como es lógico, tendría a Alberto Varela de capitán, ya que al fin y al cabo es quien más esfuerzos ha hecho al respecto en los últimos tiempos.
La labor de llamar la atención, hacerse valer y exponer la necesidad ya está hecha en su mayor parte, toda vez que el ministro conoce de primera mano las intenciones del gobierno vilagarciano, que debe contar con la complicidad de todos.
Ahora bien, la legítima aspiración de que Vilagarcía, y con ella toda la comarca arousana, ocupe el lugar que le corresponde en la planificación de las paradas del tren de alta velocidad, no debe desviar la atención sobre la importancia que tiene el tren de cercanías a la hora de moverse de un lugar a otro.

Arousa bien merece el AVE
Comentarios