• Domingo, 23 de Septiembre de 2018

La universalidad y lo universal

Somos ávidos consumidores de diarios apocalipsis, lo sé. La más reciente y recurrente es rubio platino. Sin embargo, el estremecimiento del horror lo producen noticias menos pretenciosas, pero mucho más inquietantes.

Somos ávidos consumidores de diarios apocalipsis, lo sé. La más reciente y recurrente es rubio platino. Sin embargo, el estremecimiento del horror lo producen noticias menos pretenciosas, pero mucho más inquietantes. Como esta que denuncia sin perder el aliento: “Acoso, plagio o agresión sexual: así se ‘compra’ el silencio en la universidad”. Escrito así resulta demoledor, porque no estamos hablando de un antro social, o del oscuro vientre de una secta destructiva, sino de la casa del pensamiento, de ese lugar donde se forman las élites intelectuales y profesionales de este país, la noticia es del diario “El Mundo”, cruel ironía. Qué esperanza nos resta si en ese espacio donde ha de imperar el respeto por los derechos y libertades individuales y sociales, lo rige esa lista de perversiones.
Quiero pensar que la noticia es una subapocalipsis, un entretener la voraz hambre que produce la hartura y que nos lleva a esa suerte de rabia de exigir noticias de lo peor para así sentirnos mejor. Quiero pensarlo y entenderlo así, porque no me cabe pensar que los encargados de transmitir esos sagrados valores a la juventud, vapulean a otros y permiten ser vapuleados en lo más íntimo y perfecto de ellos y de los demás, la singularidad, la dignidad. Necesitamos que se preserve la universidad del acoso de políticas y políticos mediocres y los oscuros manejos de siniestros personajes, la necesitamos libre, sabia, digna y respetable.