• Sábado, 22 de Septiembre de 2018

Chalaneo político

Los políticos que dirigen los distintos partidos entraron en una dinámica

Los políticos que dirigen los distintos partidos entraron en una dinámica que perjudica gravemente la credibilidad democrática. Hablan y prometen con todas sus extremidades y verborrea sin control. Unas veces dicen una cosa y al día siguiente la contraria, e incluso se contradicen varias veces al día. Hablan de reformar la Constitución, pero no se reúnen para hacerlo. Se acusan mutuamente de corrupción pero cada uno tiene la suya en proporción directa al tanto por cien de la representación que cada uno tiene el poder público. Ya no se puede confiar en los que están, ni en los alternativos que una vez llegados al poder harán lo mismo. Siguen trabados por ideologías del siglo XIX. Unos y otros tienen que hacer un giro de ciento ochenta grados para situarse en en el XXI. Las nuevas alternativas no hacen mención al incumplimiento de las reglas establecidas, ni valoran los avances de los últimos 30 años, lo que les da un perfil bajo. España es el país donde más constituciones se hicieron (10), ¿y saben por qué fracasaron? porque no se cumplieron sus contenidos, como pasó con la de 1978.  Solo faltaba una crisis para ponerla a prueba, y en esas estamos. Ahora unos la quieren anular y otros, ni tocarla. No tienen puñetera idea del significado de la democracia que es participación y acuerdos, consensos de interés general, no particular que es en lo que están haciendo. Que hagan como en los países nórdicos. Aquí seguimos como en la Alta Edad Media tardía de la época hispanovisigoda que las tribus autóctonas y condados se vieron obligados a resistir la invasión musulmana. Ganó la reconquista y la civilización jurídico-militar de los distintos  reyes asturleoneses, navarros con una organización administrativa, en Guipúzcoa donde nacieron los foros y el futuro embrión del reino de España. Luego los sucesivos reyes fueron dando y quitando foros y privilegios por toda España. Había territorios afortunados y otros menos afortunados como ahora.
Pero no acaban de entender que estamos en el XXI. Acaban de votar juntos, PP, PNV y PS0E un privilegio para el País Vasco que según los expertos económicos le acaban de hacer un buen regalo a vascongadas. El País Vasco tiene un concierto reconocido en la Constitución, pero va siendo hora de prescindir de foros privilegio,  los mismos que de los más de 10.000 aforados que pueblan las instituciones. Franco mantuvo los foros de Álava y Navarra, se los quitó a Guipúzcoa y Vizcaya, luego la Constitución de 1978 los hizo extensibles a todo el País Vasco, pero el regalo de ahora emula los reyes del pasado por conveniencias electorales de los tres partidos en cuestión. El Gobierno del PP necesita los votos de los nacionalistas, y el PSOE necesita los votos de apoyo al gobierno vasco. Claro, hay aquí una incoherencia más después de proclamar un Estado Federal de España, que me parece bien, si es para acabar con tanto chalaneo político en pleno siglo XXI. La Constitución no hay que anularla, hay que mejorarla y hacerla cumplir, sino volveremos a las andadas. En mi humilde y firme opinión, hay  que hacer cinco reformas básicas de obligado cumplimiento para que gane quien gane: la territorial para la solidaridad, educación, sanidad, separación de poderes y justicia eficaz. Así los partidos en vez de estar en lucha y chalaneo para alcanzar el poder de cualquier manera, le quedaría el camino de gestionar bien haciéndolo honestamente y cumplir los  objetivos cívicos previamente establecidos y de interés general.
Hasta ahora los partidos no respetaron, ni el espíritu de las Leyes de ciertos artículos de la Constitución, ni la solidaridad entre españoles que viven en distintos territorios de España.