• Martes, 13 de Noviembre de 2018

La CUP anticapitalista y el PDeCAT capitalista

Desde1641, los separatistas catalanes han declarado la independencia

Desde1641, los separatistas catalanes han declarado la independencia cinco veces. Si triunfaran los separatistas el lío estará armado. ¿Cómo pueden formar gobierno dos fuerzas antagónicas?, la CUP anticapitalista y el PDeCAT, antes CIU, capitalista? Los diputados separatistas de Cataluña reclaman el derecho a votar, pero han vetado e impedido votar a los diputados de la oposición que representan a más de la mitad de los catalanes. Todos tenemos el derecho a decidir respetando las reglas, el referendo es de parte y la democracia, por si no saben, no puede aplastar a la minorías, y menos a las mayorías. 
Siguiendo el argumento de los separatistas, una comunidad de vecinos puede quitarle los derechos a un comunitario con su mayoría. Los españoles/as tenemos el derecho a decidir el futuro de España. Los separadores ponen su único proyecto suicida a la mayoría de los  catalanes. Han violado la Constitución española y el Estatuto de Cataluña, que dice que para cambiarlo se necesitan dos tercios del total de los votos de los diputados. 
Ante la falta de capacidad de los gobiernos corruptos y malos gestores para disimular montan manifestaciones a modo de cortina de humo, lo mismo hacia Franco llenando las Plazas. Los separatistas se endeudaron en 80.000 millones y subvencionaron asociaciones para contar mentiras que no coinciden con la realidad, tal como demostró el Catalán José Borrell en su libro, y en debate cara a cara entre él y Junqueras. No es de extrañar que parte de los catalanes crean que hay derecho a votar cualquier cosa.
No obstante, las ganas  de echar a un  mal Presidente del Gobierno que estos cinco años se durmió en los laureles,  no nos puede llevar  a romper la unidad territorial de España. Está tan quemado que nadie cree sus metáforas, ni tiene capacidad para encauzar la nueva situación después del dos de octubre en Cataluña. Los separatistas aprovecharon bien la debilidad política de Rajoy, por no dar la cara ante los catalanes a su debido tiempo y demostrarle que no están discriminados. Solo recibieron los mensajes de los separatistas, mientras él  se acomodó al mensaje de no nos moverán.                                                                                         Hace años que la Constitución española y el Estatuto se viene incumpliendo por los poderosos de allí y aquí. Al actuar egoístamente unos contra otros nos arrastraron a este follón, que somos los que tenemos que pagar sus aventuras. Estos separatistas aprovecharon la crisis económica y la debilidad del Gobierno de España para, otra vez dar el golpe de Estado. En vez de hacer política de verdad para resolver los problemas de la sociedad que representan se dedican a luchar unos contra otros arrastrándonos a sus guerras.Nos mienten comparando el caso catalán con el de Quebec y el de Escocia. Hicieron un referendo autorizado, que perdieron, por que sus constituciones no prohíben como la nuestra de 1978, lo mismo que en todos los estados democráticos del mundo.