sábado 20.07.2019

La democracia necesita cuidados

En España tenemos jurídicamente y técnicamente un sistema democrático con la división de poderes como en cualquier otro  por mucho que algunos se confundan, o quieran confundirnos, con su atrabiliaria política para darse a conocer. Otra cosa es que los responsables de las instituciones funcionen adecuadamente porque la democracia es un marco normativo que no funciona solo, es responsabilidad de las personas. La democracia no es un artilugio como un robo que funciona solo, se alimenta del buen hacer de las personas llevándolo a la práctica y respetando sus fundamentos, los tres poderes públicos, es decir, el legislativo, el ejecutivo y el judicial, dando ejemplo para que los ciudadanos seamos beneficiados  por su buena labor.

Tener confianza en las instituciones y en sus responsables elegimos y pagados para servirnos es fundamental para una sociedad justa.

Aquí se están haciendo las cosas al revés. Tenemos un ejemplo claro. El máximo órgano de una democracia es el legislativo y cuando se aprueba una Ley, el gobierno tiene la obligación de ejecutarla por imperativo legal. El que sienta dañados sus derechos puede recurrir por vía judicial. Pero no es así en el caso de los francos. Y aquí está la diferencia según de quien se trate.

Tampoco se entiende cómo este gobierno no gestionó con más rapidez y con menos anuncios y preparar el expediente, luego  ejecutar un acuerdo Legislativo para exhumar y sacar los restos de Franco del triste Valle de los caídos lo mismo que se hizo en Pamplona sacando a los generales Mola y ha Sanjurjo en cumplimiento de Memoria Histórica por iniciativa del Alcalde. Con más razón debiera poder hacerlo el Gobierno de España a pleno luz del día y no de noche como hicieron en la dictadura sacando las víctimas de la guerra incivil, sin permiso de sus familias para decorar el mausoleo del general Franco propiedad del Estado, situado en preferencia a mayor gloria de Dios, sin ser víctima muriendo en la cama. 

Ahí vemos el poder que les rodea a los Franco después de 40 años de democracia que a diferencia de los  familiares de los generales Mola, aunque la familia de Sanjurjo recurrió al juzgados después de ser sacados del monumento público, mientras los francos siguen con sus privilegios en democracia metiendo en cintura al Estado de Derecho. 

Ahora sabremos si el Supremo les da la razón, o no. Una buena prueba para medir nuestro Estado de Derecho y la democracia en sí misma.

La democracia necesita cuidados
Comentarios