jueves 14.11.2019

Donaciones de Amancio Ortega

Esta polémica sirve para pasar el tiempo sin remedio. El sistema es así y tanta razón tienen los que agradecen estas donaciones como los que las critican. Hay un refrán que dice ue «el que regala bien vende y el que lo recibe lo entiende». Los grandes grupos económicos las donaciones las desgravan y al mismo tiempo se hacen una promoción publicitaria más efectiva y menos costosa que las directas. Ahí está el truco.


Otra cosa es si el Estado debe cubrir todos y cada uno de los servicios públicos con eficiencia económica sin necesidad de esperar la caridad que no se sabe cuándo llegará, porque entonces estaríamos apañados cuando necesitáramos  curarnos. Esto es criticable por cualquier político en democracia y no sería necesario promover contra el una entifada como se está organizando. Esto demuestra quien manda en el sistema, y así es difícil que lo cambie el uso de la razón.

Estuve informándome por expertos del ramo sanitario que esas donaciones millonarias están condicionadas a aceptar los aparatos sin opción a escoger los que más se necesitan. Esto viene a confirmar la intención del que dona.

El capitalismo del siglo XXI debe de avanzar hacia a la racionalidad en vez de retroceder.

Algo está fallando cuando un individuo sale de la nada y se convierte en el primer rico del mundo. Sin quitar méritos personales al Sr. Ortega, al fin tiene el mérito de manejarse dentro de lo permitido, no siendo el único, pero los servicios públicos no deben de depender de la caridad. A estas alturas bien sabemos que los gobiernos son títeres en manos de grandes grupos económicos por legislar a su medida. Pero así como esto no suena bien, tampoco hasta ahora otros sistemas como el comunista resolvió los problemas de la sociedad.


No me gusta ni uno ni lo otro. Lo ideal sería racionalizar las actividades económicas y las públicas con más civismo, justicia sin tanto desmadre, ni tanto ruido como pretenden los insaciables de la acumulación de riqueza que nos chantajean a los poderes públicos con la creación de puestos de trabajo a costa de desequilibrar la economía social con lo que eso implica.

Donaciones de Amancio Ortega
Comentarios