Jueves 15.11.2018

El PP no sale del lodazal

o es de extrañar que la deuda externa se dispare con tanto político

o es de extrañar que la deuda externa se dispare con tanto político corrupto en las instituciones. Don Mariano presidente del PP y del  Gobierno  cree que no es responsable de nada. No se conoce ningún país occidental democrático que soportara un gobierno con tan  corrupto como en el nuestro. Como hemos visto estos días, personajes con alta  responsabilidad del Estado han maniobrado para nombrar jueces, fiscales a su medida para salvar a sus  corruptos; y Rajoy presidente del Gobierno y del PP, en vez de largarlos de sus cargos y del partido se dedica a apoyarlos públicamente.  ¿Qué cabía esperar de Rajoy salido presidente del PP en el Congreso de Valencia gracias al apoyo de  corruptos de esa Comunidad? Es humano ser leal y agradecido por apoyarle hasta llegar al poder, por eso protegió, amparó  y negó toda la corrupción que constantemente va saliendo a la luz, y seguirá mientras no aparezcan políticos con la suficiente honestidad, dignidad, convicción cívica y capacidad de renuncia a privilegios para   mantener a raya a todos los responsables que estén por debajo en el partido y las  instituciones, expulsándoles al tener la mínima noticia de  corrupción. Rajoy no pudo hacerlo porque nació con el pecado original del Congreso de Valencia. Les está agradecido a Matas, Cans, Fabra, Rita Barberá etc., por eso no se cansó de decir que cuando alcanzara el  Gobierno de España iba hacer lo mismo que ellos. Negó hasta la saciedad la corrupción de Bárcenas y de su partido. Ahora recrimina a los que lo que critican por corrupción y pide que hay que centrarse en la estabilidad, la suya, porque la deuda externa sigue subiendo, los salarios son pocos y precarios, los recortes no fueron restituidos, la confianza en el Gobierno está bajo mínimos, la corrupción en aumento, la mala gestión sigue; pero Rajoy no quiere  enterarse y sigue mandando mensajes de apoyo a sus corruptos. 
Si los demás partidos tuvieran visión de futuro para el país, asumirían sus responsabilidades, se pondrían a dialogar para  restablecer la separación de poderes,  que funcione la justicia y el Estado de Derecho, para que haya democracia real, reponer la credibilidad de las instituciones y la política, tan necesaria para el interés general. Por eso debieran ponerse de acuerdo, formar  un gobierno de concentración, o  apoyar leyes claras, contundentes contra la corrupción para evitar la tentación que hace al hombre ladrón, de lo contrario, venga quien venga, volverá haber corrupción como hemos visto en proporción directa al porcentaje de representación que cada partido tiene en el poder. Por eso son imprescindibles las reformas que las administraciones necesitan. Por eso es necesario que los  partidos con representación dialoguen. Hecho esto, cada uno puede volver a plantear la lucha ideológica que prefiera. 
Si los políticos no evitan la corrupción, lo tendrá que hacer la justicia, así no podemos seguir. Las oposiciones forman parte de la democracia y por ley están para fiscalizar al gobierno. Si este comete una irregularidad deben de ir al juzgado, y los jueces y fiscales actuar de  inmediato, luego ya vemos que es imposible reparar el daño. Es más económico  que meterlos en la cárcel, nos cuestan más, y no se recupera el dinero, lo tienen en  paraísos fiscales. Estos avaros lo tienen bien calculado, unos pocos años en la cárcel a cuerpo de rey, nunca hubieran ganado  en mil vidas que tuvieran. 
Los hechos ocurridos estos días en la capital de España con tantas tramas de corrupción dejan claro que el becerro de oro es el santo y seña de los mandamás, y para ello se le ocurre destruir el sistema judicial para tapar sus delitos de corrupción. Altos cargos del PP se les pudo oír las conversaciones telefónicas que dan asco en personas que están en cargos clave para defender el orden constitucional con la honestidad que requiere el Estado de Derecho. Y lo peor es el Ministro  de Justicia,  apoyado por el presidente del Gobierno  ante las críticas generalizadas de sus indecentes maniobras para tapar corruptos.   
No se puede poner al zorro a cuidar las gallinas. Demasiados zorros en el partido del gobierno de España, y para salir del lodazal fruto del oscurantismo de muchos años, de espaldas a las leyes y la democracia. No va ser tarea fácil revertir la situación, mientras los demás partidos no se pongan de acuerdo para sacar la peste negra incrustada en la vida pública. Todos dan por sentado que a la política se va por intereses personales. Mi experiencia me dice que no es así como lo hace el voluntariado, ciudadanos que sin cobrar nada hacen servicios sociales,. Pero los políticos en los partidos los sobornan y corrompen, si se niegan  los echan. Pablo Iglesias Posse, fundador del PSOE, no se cansó de advertir que había que evitar que el partido fuera refugio de canallas. 
 

El PP no sale del lodazal
Comentarios