• Viernes, 21 de Septiembre de 2018

El PSOE en la encrucijada

El PSOE está en el momento más importante para encarar el futuro político

El PSOE está en el momento más importante para encarar el futuro político y democrático del partido y la historia de España. El PSOE es el segundo partido europeo creado en 1879, cinco años después del SPD alemán, hace 138 años. Sufrió variados y fuertes confrontaciones dentro de su seno, es la consecuencia del debate  democrático, el amén no es el mejor camino  para conseguirla, si el dialogo y debate razonado. En Suresnes se partió  en dos, ahora corre el riesgo de perder el tren del cambio que se necesita. Los del interior se impusieron a los del exilio presidido por Rodolfo Llopis, siendo elegido Felipe González, Secretario General. Los renovadores no fueron capaces de entenderse con los históricos, lo mismo que pasa hoy.
Los renovadores contaban con los socialdemócratas  que gobernaban toda Europa, Willy Brandt, Olof Palme, y Mitterrand, entre otros, con carisma y poder, hoy no hay líderes para apoyar a los renovadores del PSOE, pero las bases de nuestro país son de izquierdas, y cada vez más al haber una derecha arcaica y corrupta. La base social apela a gobiernos progresistas, y el PSOE no supo aprovechar la circunstancia y el cambio que  la conciencia colectiva esperaba  de ellos. Se olvidaron de  sus  votantes. La crisis del partido afecto a todos las instituciones que cada vez funcionan peor, las CC AA,  ayuntamientos, diputaciones etc., esperando a que dieran respuesta a los nuevos tiempos, ocupando su espacio Podemos.
Los conservadores del PSOE quieren dirigir el partido de arriba a bajo, no quieren primarias, y cuando salieron elegidos por este sistema, Borrel, o Sanchez, el aparato los fulmino. Esta es la realidad. Se quedaron en la transición, sin profundizar en la democracia, y si los partidos no son democráticos, tampoco lo será la sociedad. Si no que miren lo que le pasó al PSOK greco.
Siempre he creído, que el poder derechiza a quien lo tiene. Hay que tener fuertes convicciones y hacer renuncias a tentaciones que se dan alrededor de él. Es condición sine qua non  que el PSOE se desmarque  del los conservadores del PP, salvo en cuestiones de Estado, para mantenerse como alternativa real. Es  lo que pide la gente, más democracia, transparencia, honestidad, gestión eficaz,  mejor distribución de la riqueza, y no ser títeres de jugadores de casino, culpables de la crisis. Tienen que dejar de creer que son los  grandes grupos económicos los que salvan el de bienestar y el Estado de Derecho, no le basta que se legisle a su favor con presión de los lobbys para legislar a su favor para no cumplir las leyes, para no por encima reciben subvenciones, mientras quien produce no recibe más que pagar los impuestos.
El populismo no se puede  combatir con más populismo, como se pretende ahora la ubicua Susana Díaz, hay que asumir los cambios que los tiempos actuales reclama.
La socialdemocracia  se dejó seducir por la derecha especulativa desbordando a los legítimos representantes de la soberanía del pueblo. Cuanto antes se reconozca mejor será para España y los españoles de todos los colores políticos, poner  en su sitio a depredadores, nunca se  debió permitir que se bajaran del árbol para destrozar la cosecha. 
Hay que tomar nota de la fundación del PSOE y la UGT, Pablo Iglesias Posse estuvo al frente del partido hasta que murió, dejó todo el dinero que tenía, mil pesetas para seguir publicando El Socialista, órgano de información del partido, la democracia lo liquidó para dárselo a la prensa privada marcando la línea ideológica del partido. Nos olvidamos de los buenos ejemplos de nuestros antepasados.
Que cunda la responsabilidad en la futura elección de la dirección del PSOE para bien de los españoles, y sepan que estamos en el XXI, que tiene que derivar en más democracia y separación de poderes.