Domingo 16.06.2019

Las elecciones localaes del 26

stamos ante unas eleciones locales para elegir alcalde. Pero no nos engañemos, no elegimos alcalde, elegimos concejales y estos a su vez eligen alcalde y es aquí donde yo creo que el sistema falla. Llevo muchos años en la vida municipal, y la vivo, la conozco al dedillo y en mis 30 años peleando por una democracia real que sirva mejor a los ciudadanos pero no lo he conseguido, a pesar de mis 35 años de militante en el PSOE presentando ponencia en los congresos del partido para que el alcalde fuera elegido directamente por los vecinos/as. 
Para eso solo había que cambiar la Ley Electoral porque nuestra Constitución de 1978 admite la fórmula de elección directa de alcalde. Por eso y otras cosas unos cuantos compañeros fundamos ICBOIRO por lo hoy me prestan candidato a la Alcaldía de Boiro. Mi propuesta era que los votantes puedan elegir directamente alcalde a cualquiera que vaya en la lista electoral fuere en número que fuere. 
Esto sería una verdadera democracia beneficiosa para los intereses generales. También eliminaba la moción de censura porque ninguna de las que conozco fue por intereses generales . Si un alcalde hace una alcaldada, al juzgado como cualquier hijo de vecino. ¿Por qué?, porque es más democrático y no se presta a cambalaches que se suelen dar casi siempre con pactos que aunque sean firmados por ambas partes rara vez se cumplen, a no ser por intereses personales. Los alcaldes elegidos por sus concejales si tienen mayoría absoluta, el alcalde se queda con todo y abusan del poder y para mantenerlos unidos los concejales cobran todos los del partido ganador como ocurre en mi Concello y en muchos otros sin necesidad de rendir cuentas a la oposición, que tiene que tragar con lo que le echen validando barbaridades con su mayoría absoluta.
Así es que los gobiernos tramitan planes con rectificaciones de terrenos rústicos ideados para sus especuladores con falta de debate para valorar el interés general de los planes urbanísticos. Por donde debe crecer la urbanización del pueblo al que sirven. Lo mismo ocurre con la adjudicación de obras y servicios que aunque la ley es demasiado flexible el que manda muchas veces se la salta. Por eso cuando alguien recurre a los tribunales hay muchísimas sentencias que confirman las chapuzas abusivas del poder municipal, pero también es verdad que dichas sentencias solo son ejecutadas las de los más débiles dejando sin ejecutar las de grandes grupos económicos, como es el edificio Fenosa en A Coruña, o la Torre Adif en Vigo, entre otras de la misma envergadura. De ahí viene la corrupción que ahora tanto odiamos. El gobierno local puede ser el mejor tribunal de justicia para sus vecinos ahorrándole tiempo y dinero sin tener que recurrir a los tribunales. Esto seguirá ocurriendo porque a partir de ahora habrá pactos y no serán elegidos los mejores, si no los más dóciles con tráfico de influencias por medio.

Las elecciones localaes del 26
Comentarios