Jueves 15.11.2018

de momento no hubo incendios dignos de mención, de lo que nos alegramos.

de momento no hubo incendios dignos de mención, de lo que nos alegramos.

de momento no hubo incendios dignos de mención, de lo que nos alegramos. Pero en Galicia siempre los hubo y los habrá si no cambiamos de modelo para evitarlos. Galicia es la alternativa verde para el desarrollo rural de turismo de descanso. Tenemos un clima sin grandes cambios de temperatura, en verano podemos disfrutar de muchas y buenas playas, pero no debemos empeñarnos en competir con el sur donde el sol está garantizado para gozo de personas de países carentes de sol que vienen a cargar las baterías en  España.
Galicia es potencia en recursos de patrimonio histórico cultural, y si añadimos los diversos paisajes,  mucho verde y formas que según los últimos estudios tiene efectos positivos en la sicología de las personas. Por eso debiéramos cuidar, promocionar y vender al mundo nuestras virtudes naturales. Tenemos dólmenes, petroglifos, hórreos, pazos, cruceiros, muíños, calzadas y puentes romanos donde podíamos diseñar rutas de senderismo para ser vistas igual que hacen en otros lugares con menos historia que llaman la atención del visitante.
No lo estamos haciendo bien por seguir con la misma rutina, tanto en lo que refiere a los incendios veraniegos, vertidos contaminantes al mar, ríos y paisajes, mal gastando fondos públicos sin mejorar la situación por falta de proyectos de futuro, un plan forestal serio para evitar los incendios intencionados, o no.
Hay remedio para ello, eliminar la maleza de los montes plantando árboles en fila para pasar las máquinas y limpiar con solo dos o tres veces, luego ya no crece la maleza debajo al crecer los árboles. Todos los gobiernos gallegos hicieron leyes imposibles de cumplir, como obligar a limpiar los montes privados con una pensión  400 euros, mientras que la administración no se hace responsable de defender el interés general, como se hace con la sanidad, la educación, etc.  Hay otra Ley de la Xunta que prohíbe dejar tiradas ramas, residuos agrícolas, coniferas, desechos de jardinería, etc.
Todo eso se podía evitar con medidas inteligentesm, un  buen plan forestal y si se subvencionaran las plantas de biomasa para recoger todos los desechos de todas las actividades. Galicia y Portugal acaban  de presentar un proyecto denominado Biomasa – AP, cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, (FEDER) con un presupuesto de 1,6 millones de euros. Esperemos que tenga continuidad, no dejándolo abandonado como tantos otros financiados por la UE, depuradoras puertos y aeropuertos que siguen sin funcionar.

de momento no hubo incendios dignos de mención, de lo que nos alegramos.
Comentarios