Martes 20.11.2018

Nacionalismos con muros insolidarios

os malos políticos recurren a los nacionalismos para ganar votos

os malos políticos recurren a los nacionalismos para ganar votos. Hitler le hizo creer a los alemanes que su mala suerte se debía a los judíos. Franco le hizo creer a los españoles que los rojos y los judíos masónicos eran la causa de todos los males. Y así sucesivamente lo hicieron otros muchos y lo vuelven hacer pescando en río revuelto.
Estos populismos nacionalistas siempre llevan al desastre a los pueblos que decían defender. Así empezaron las dos guerras mundiales.
Los presidentes de EE UU harían bien en hacer caso a la  advertencia que hizo el presidente Eisenhower en sus discurso de despedida sobre el peligro para la libertad y la democracia por (el complejo militar industrial) conformado por las Fuerzas  Armadas y los fabricantes de armamentos, y advirtió de creciente injerencia en el manejo de las políticas públicas del país. Eisenhower sabía de lo que estaba hablando, fue un general de cinco estrellas que dirigió las Fuerzas Armadas de su país en la Segunda Guerra Mundial. Una cosa es fabricar armas para defenderse y otra para lucrarse económicamente fomentando guerras para vender armas causando muerte, emigración exilios, que ahora debemos de darle cobijo como en su día otros países nos lo dieron a nosotros.  
Trump es un rico ignorante en estas cosas que se impuso con su potente aparato de propaganda que ahora muchos quieren imitar enganchando al pueblo  que apoyó a Barrabás, por no conocer la verdad de la cosa pública, lo mismo que hizo el flautista de Hamelin llevando los ratones al río. Trump prometió echar a los emigrantes sin papales e impedir que  entraran otros, construyendo un muro hasta el cielo para que no entraran los mexicanos para saciar su hambruna,  y por encima quiere que lo pague Mexico. Pero Trump olvida que EEUU se construyó con emigrantes como su abuelo alemán que emigró al país que él preside. Ataca a los parias del mundo, prohibiendo la entrada, creando guerras, poniendo aranceles a los productos de otros países para proteger los de EEUU, y China le replica que hará lo mismo, y la UE achanta. La libre competencia, el libre mercado se queda en una falacia, solo se podrá globalizar la miseria. Pero no tienen inconveniente en apropiarse por las buenas, o  por las malas, de las materias de otros países. 
El nacionalismo insolidario como el Bresit, independentismo catalán, Italia con su alianza entre la extrema izquierda cinco estrellas con la derecha xenófoba imitando a Trump rechazando la emigración que escapa de las guerras provocadas por ellos en la zona. Lo malo se pone de moda y lo bueno también. Es la ley del péndulo.

Nacionalismos con muros insolidarios
Comentarios