Jueves 15.11.2018

Neurosis separatista catalana

Da asco oír decir a Puigdemont que hay que restablecer

Da asco oír decir a Puigdemont que hay que restablecer la legalidad democrática cuando fue él quie la rompió. Una cosa es tener ideología y otra es tomarnos por tontos. Cuando la política se convierte en religión, el resultado es fanatismo. La democracia tiene unas reglas de obligado cumplimiento, es respetar el orden constitucional y el Estado de Derecho, lo contrario es dictadura.
Ahora han ganado otra vez los independentistas y nadie les impide gobernar, pero  Puigdemont habla de diálogo vertical, el suyo únicamente, la otra parte que es el Gobierno de España tiene que aceptar lo que él  diga: “Independencia”. Sigue con su matraca de que el gobierno no acepta el resultado de las urnas, que fue votar autonómicas, no independencia como nos quieren hacer creer. Es una cosa de locos con estos argumentos torticeros empecinados en una sola dirección. Es imposible legalmente, y moralmente, pretender la independencia con el 47% frente al  52%. Lo que pasó es que muchos de los votos independentistas son la consecuencia del desencanto de los dos partidos que hicieron los recortes como consecuencia de la crisis económica y desorbitada corrupción y los abusos de los poderosos por falta de respuesta del PSOE y sobre todo del PP, que agudizó el conflicto entre Cataluña contra España. 
Muchos han votado contra el Gobierno del PP, no contra la derecha porque derecha es Ciudadanos, que fue el partido más votado, mientras el PP perdió un montón de diputados quedando en último lugar con 3, a pesar de que Rajoy se volcó en la campaña de Cataluña, que yo creo que le restó votos al partido. Me temo que muchos de esos votos apoyando a la independencia son los que aspiran a una república que no hay en España, se colgaron de esa prometida república Catalana. 
Por eso los partidos separatistas no se pararon en barras, han desafiado y lo seguirán  haciendo hasta que los partidos constitucionalistas caigan de la burra y se pongan de acuerdo, no solo para aplicar el Art. 155 de la Constitución, en las reformas para romper el bucle existente entre esa inmensa minoría de votantes independentistas, y no vayan en aumento con su adoctrinamiento. 
Como prueba del  descontento ahí están los votos a Podemos, lo que quiere decir que hay demasiados cabreados con el actual estado de cosas. 
Es imposible esa independencia porque en ningún estado de la UE lo consiguieron a pesar de haberlo intentado. Nuestro país vecino (Francia) no permitiría una Cataluña Norte independiente  como aspiran los separatistas de Cataluña,  lo mismo que pasaría  con  el pais Vasco-Francés, como consecuencia de las actuales fronteras desde 1659. Sin embargo los independentistas no se cansaron de repetir hasta la saciedad que había muchos países que reconocían el estado catalán. 
Ni quiera consiguieron reconocimiento de un solo país bananero, a pesar de haber sembrado embajadas por todo el mundo e incluso Puigmont anduvo dando conferencias, contando mentiras, como dijo en Newor, que fue Cataluña donde hubo el primer parlamento, cuando la UNESCO tiene reconocido que el primero fue  León.  Anduvo por todo el mundo perdiendo el tiempo y  fondos públicos en vez de dedicarse a Gobernar Cataluña...

Neurosis separatista catalana
Comentarios