• Viernes, 21 de Septiembre de 2018

Queremos democracia sin trampas

Va a ser difícil reemplazar a Rajoy de la presidencia del gobierno. 

Va a ser difícil reemplazar a Rajoy de la presidencia del gobierno. Es un artista en marear la perdiz, hace escuela. El otro día un político de la oposición se expresó del mismo modo que Rajoy ,citó frases que suele decir a diario Rajoy para escurrir el bulto, ni sí, ni no, sino todo lo contrario.
Necesitamos políticos honestos que no nos engañen ni hagan trampas en democracia. Debemos de ser más exigentes con los partidos y las personas que nos representan, lo mismo que hacemos con las demás transacciones comerciales privadas exigiendo  garantías y servicios tratados.
Nuestros políticos siguen enzarzados en disputas, con frases hechas y argumentos  para la ocasión, que nunca ponen en práctica al llegar el poder. Como pudimos comprobar durante 38 años de democracia, ningún partido cumplió su programa electoral prometido antes de llegar al poder. En política parece ser que vale todo; mentir, prometer, robar, delinquir, y hasta el terrorismo lo justifican como acto político. Todo esto lo hay en nuestra democracia y aún hay suficientes votantes que no les importa y les votan a pesar de cometer tropelías. Los que llegan al gobierno jamás lo quieren perder, hacen todo lo indecente posible  y prohibido por ley para retenerlo. Pasan toda la legislatura ocupados en hacer propaganda, en vez de trabajar en la solución de nuestros problemas. Utilizan fondos y medios públicos para perpetuarse en el poder y perseguir al adversario. Lo hemos escuchado en las grabaciones en el despacho del Ministro del interior, archivadas por el Supremo, por supuesta suprema lealtad. Hicieron la Ley mordaza, para amedrentar a la gente y el derecho de manifestación. Esto pasa porque no saben gestionar en el Estado de Derecho por falta de convicciones democráticas. 
Cada gobierno que hemos elegido fue absorbiendo poco a poco los otros dos poderes, el legislativo y el judicial, y no sabemos dónde empieza uno y donde termina el otro.
Los retrasos en dictar sentencias, los portavoces de los órganos judiciales lo atribuyen a la seguridad jurídica, y que nos bueno judicializar la política, cuando es imposible que haya democracia si no hay justicia. Parecen  razonamientos infantiles teniendo la exasperación de la ciudanía por el mal funcionamiento de la justicia que no a mejor. Pero esto tampoco parece no les preocupa a los partidos emergentes.
Ahora los políticos hablan del cambio de la Constitución, cuando aún hay varios artículos sin desarrollar. Unos la quieren anular toda, otros reformarla, y otros de no tocarla, pero muy pocos cumplirla.
España fue el país del mundo que más constituciones hizo,(10), pero nunca las cumplió. Por eso la democracia no entro en vena, ni se enseña en la escuela, ni los dirigentes políticos nos dieron ejemplo, como pudimos comprobar a través de la historia, a pesar de haber varios intentos.Así seguimos, porque los políticos de hoy no son  capaces de ponerse de acuerdo en la defensa del interésgeneral. Estos 38 años de democracia nos dio el derecho al  voto, libertad sindical, y de opinión, pero nuestros  representantes   estuvieron  funcionando a espaldas de las normas democráticas. Hubo maná con la  buena coyuntura económica procedente de UE, que hay que reconocer que se modernizó, nos endeudamos tanto que ahora lo estamos pagando, estas y futuras generaciones. No hemos sido previsores...