lunes 09.12.2019

La quimera independentista catalana

s verdad que este país tiene pendiente la segunda transición democrática porque en su día se hizo lo que se pudo, pero estos gobernantes que por ahí pasaron no la hicieron a pesar de haber prometido la reforma de la administración, el territorio, ley electoral, de transparencia para ser más eficientes, y mejor democracia. Pero de ahí a dar pábulo al pretendido Estado Catalán es tan descabellado como que estos puedan llegar a Marte. Tienen un lío armado con sopa de partidos de derecha, CIU se transformó en PDeCAT, luego en JxCat; en la izquierda ERC y la CUP mezclados declarando la independencia con  la Generalitat creando más conflicto para separarse como si de un matrimonio se tratara, en vez de gobernar con una ilusa idea de separarse de España perjudicando gravemente a la clase trabajadora, empresas de Cataluña con daños en la economía y la convivencia allí y en el resto de los intereses generales de España.
Cataluña por muchas razones no puede ser independiente y menos estado, entre otras cosas, porque forma parte de Hispania desde el Imperio Romano donde tuvimos tres emperadores romanos de esta tierra, Adriano, Trajano y Teodosio. Para más abundamiento, Cataluña en la guerra de sucesión fue partida en dos, entre Francia y España, lo que es la Comunidad de Cataluña. Con esta van 5 intentos frustrados, 1641,1873, 1931,1934, y 2017 esperemos que sigamos unidos.
Hoy la globalización no conoce fronteras salvo locos mediáticos como Trump que quiere volver a guerras comerciales con fronteras físicas y arancelarias para que no entren pero él entra a saco en las demás. El desarrollo de Cataluña es mérito de todos, y de todos es el éxito y el fracaso, así como lo es de catalanes afincados en Galicia que ayudaron a industrializarla. La riqueza histórico-cultural de las autonomías, lenguas y costumbres se deben defender, pero los malos políticos de la periferia y del centro recurren a estrambóticas luchas entre ellos por falta de formación cívica.
Hace quinientos años que los reinos federados de España fundaron el Estado, para que ahora irresponsables retrocedan a tiempos nefastos de guerras en un mundo globalizado en el que la independencia no tiene sentido para los intereses generales.

La quimera independentista catalana
Comentarios