• Martes, 25 de Septiembre de 2018

Rajoy o nadie

si diera paso a [email protected] de su partido para presidente, el PNV

si diera paso a [email protected] de su partido para presidente, el PNV no hubiera votado a favor de la moción de censura del PSOE. Rajoy en las encuestas siempre fue el líder peor valorado, pero lo era su partido. Puso a todo el arco parlamentario en contra, no solo por la corrupción, también por el desprecio democrático, vetando acuerdos parlamentarios de la mayoría de la Cámara. Tanto Rajoy como Cospedal han gobernado con prepotencia y sirvieron de escudo de corruptos y niegan la sentencia contra su partido. 
Los del PP cuando no están en el gobierno anuncian caos, instruyen a los suyos a modo de intifada contra los demás. Llamar golpe de estado a la moción de censura que acabó con su prepotncia, es una falta de respeto a nuestra constitución y la democracia. Se olvidan de la cantidad de mociones de censura indecentes que se han presentado a lo largo y ancho de España. Los partidos democráticos dan 100 días de cortesía al gobierno entrante, pero el PP así confirma que se mueve por venganza. El PP tuvo hasta ahora una facilidad pasmosa para hacer creer lo que no se ve. Durante sus mandatos no han cumplido su programa electoral por eso perdieron la mayoría absoluta. Se cansaron de quejarse de la herencia recibida, pero los recortes sociales, doblado la deuda pública; han lapidado 75 mil millones de la caja de pensiones, han dado amnistías a corruptos, legislaron a favor de los más ricos, han vendido viviendas oficiales a fondos buitres echando a familias, han recortado derechos civiles, etc. Según la sentencia, el PP se financió con comisiones, y muchos de sus exministros están condenados por apoderarse de lo ajeno, y Rajoy le dio cobertura negándolo, en vez de exigir responsabilidades. 
Yo no conocí ninguna moción de censura que haya servido para mejorar los servicios de la ciudadanía ni la democracia, pero la apuesta por el segundo partido en la Cámara, el PSOE, era de pura necesidad por la prepotencia y negar la evidencia. Rajoy quedó retratado con su pasividad y no dimitir a tiempo y dar paso a alguien de su partido, y ausentarse del Parlamento durante el debate con desprecio al mismo. Antes de que Pedro Sánchez forme gobierno ya lo están boicoteando. El partido Popular y Ciudadanos andan a la greña como los demás, y no se cansan de repetir  la frase de gobierno Frankenstein,  que el antes malvado Rubalcaba había dicho. Los populares y Ciudadanos pierden la compostura y llaman golpe de Estado a una moción de censura amparada por la Constitución que gracias a ella se dirimen las diferencias entre partidos, luego sirve para contener políticos irresponsables.