Viernes 16.11.2018

Rajoy quiere superar a Goebbels

El otro día Rajoy en la reunión de Gobierno reflexionó

El otro día Rajoy en la reunión de Gobierno reflexionó sobre la pérdida de confianza de sus votantes que se desplazan a Ciudadanos; llegando a la conclusión de que el problema no es político, es la comunicación. Así que el problema no es el mal gobierno, es la mala comunicación. Gobernar y resolver los problemas de los españoles es secundario. ¿No se dan cuenta de que es la pérdida de credibilidad? Se olvidó de lo dicho por otros políticos que dejaron huella en la historia, como Thomás Jefferson que dijo: “al pueblo se le puede engañar una vez, dos veces por tiempo definido, pero no se puede engañar tres veces indefinidamente”.
Rajoy siempre tomó la política a cachondeo, por eso es tan correoso y aguanta lo que le echen, otro en su lugar hace tiempo que hubiera dimitido porque es el político menos valorado por  tanto como engañó, negándolo todo para mantener el status quo de su partido y el suyo propio. Mucha gente vota a la inmensa propaganda que prestigia al PP, a Rajoy le coge en medio, como podía ser otro cualquiera.
Pero aún así creó escuela en los suyos y demás dirigentes de otros partidos que un día dicen una cosa y la contraria. El poder descodifica a los políticos que prometen y alardean de tener convicciones. El poder tiene vida propia, da igual quien lo ocupe, imprime modos y maneras que van contagiando a otros políticos con sello progresista y su vez contagian a la población para bien y para mal. El pueblo es lo que son sus dirigentes, sean buenos o malos.
Don Mariano en la oposición pintó una situación caótica, pero luego durante su mandato se puso peor para millones de familias, autónomos, pequeños y medianos empresarios por no cumplir su programa, duplicó la deuda externa, vació la caja de las pensiones, recortó los servicios públicos para privatizarlos, etc.. , ya no hablo de la corrupción del PP porque no son los únicos, tal como están los múltiples órganos de control controlados por el gobierno de turno. Otros partidos en  cuando tocan poder se contagian de corrupción por falta de transparencia y una justicia laxa  y poco eficaz ante las denuncias de la oposición que tiene la obligación legal de fiscalizar al gobierno. Vimos lo que les pasó a aquellos que denunciaron la corrupción de los partidos en la administración, en vez de ser protegidos por su partido son denostados. 
Al poder se acercan los especializados en busca de privilegios, y si no lo consiguen van más arriba, a los dirigentes del partido hasta que consiguen lo que buscan y cuanto te das cuenta has caído en desgracia política, por mantener la honestidad y fidelidad al pueblo. Lo he vivido como alcalde.
Mientras el juzgado de guardia no actúe cortando de raíz las irregularidades cometidas en las administraciones, mientras la justicia no sea independiente, algunos jueces sí lo son, no tendremos la democracia deseada, porque las irregularidades en las administraciones se van solapando en los  expedientes con miles de folios durante años y siendo difícil por no decir imposible para el juzgador reparar el daño causado. Los infractores lo saben, por eso abusan.

Rajoy quiere superar a Goebbels
Comentarios