sábado 20.07.2019

Se vota por cabreo y moda

a mayor parte de las veces se ganan elecciones sin méritos propios, y otros las pierden por deméritos propios. Esto no quita legitimidad a los elegidos. Pero como  podemos comprobar como queda claro que alguien llegará a ser elegido alcalde sin capacidad de formación cívica ni mérito para serlo. Por eso dentro de cuatro años nos volveremos a quejar de lo mismo y volveremos a repetir los mismos errores. Para todas las profesiones se necesita preparación menos para obstentar cargo público. En cuarenta años de democracia no aprendimos nada! Con la importancia que es tener alcaldes y gobiernos que gestionen bien y honestamente! Se vota cada cuatro años pero no hay interés por participar y saber cómo va la cosa pública durante toda la legislatura. Apenas asiste gente a los plenos porque hay gobiernos que no les interesa que se enteren de las críticas que se le hacen y falta transparencia que debe presidir la vida pública. Hoy, a pesar de haber infinidad de medios para comunicarse con el pueblo, está menos informado que en las elecciones de los primeros años de la democracia cuando los alcaldes dictaban bandos para informar a la ciudadanía. Había más transparencia, se fue recortando con la excusa de una mal interpretada Ley de protección de datos. Con las nuevas tecnologías estamos más manipulados que informados, se satura la audiencia y se produce desinformación, por eso hubo muchos candidatos que ganaron sin presentar programa escrito y solo mandaron los votos y una carta, porque la gente ya no se fía de los mismos, ni le pidieron cuentas de su incumplimiento.
En su día, de la noche a la mañana las Mareas consiguieron los gobiernos de la tres principales ciudades de la provincia, Santiago, A Coruña y Ferrol, y miren donde quedaron. Hace menos de un año nadie pensaba que el PSdeG-PSOE sería ganador en la mayoría de las ciudades de Galicia. Tenemos  Podemos y Ciudadanos que nadie esperaba que unas organizaciones recién creadas se elevaran tan alto. Al final da la impresión de que todos los partidos son iguales y lo único que cambia es el tiempo, el cabreo y la oportunidad.
Falta formación cívica en la mayoría de los políticos, y por ende de los votantes salen estos resultados, pero estamos entrenándonos con estos cambios para mejorar la democracia y la calidad de nuestras instituciones.

Se vota por cabreo y moda
Comentarios