Martes 20.11.2018

Del 17 de agosto al 1 de octubre

aveces nos dejamos llevar por nuestros buenos deseos y hacemos una interpretación

aveces nos dejamos llevar por nuestros buenos deseos y hacemos una interpretación de la realidad a la medida de los mismos. Bueno, no importa, porque siempre habrá servido para algo. Pudiera ser el caso de la pequeña revolución ideal que tenía lugar tras los atentados del 17 de agosto en Cataluña. A mí me sucedió, como a casi todo el mundo, como a toda la buena gente que piensa más en el bien de todos que en el provecho político de algunos. Solo espero que al menos sea una realidad aquella apariencia de cambio en los sentimientos, ya que sería ilusorio creer en un cambio de las realidades. Enseguida reaparecen las tendencias dominantes aunque sea un tanto aplacadas por los momentos sufridos por la casi totalidad de los españoles. Eso ha sucedido demasiado pronto, como vemos ahora mismo con la historia de las leyes de transición catalanas y con la reavivación de los debates en torno al independentismo y a la fecha del 1 de octubre. Hay que pedir a todos un cambio de actitud y un acercamiento de posiciones que nos alejen de los dramas que a nada conducen.
La comparencia de Rajoy en el Parlamento para responder de la corrupción del PP marca uno de los momentos más significativos del año político, y ello a pesar de que el PP y su presidente nos tienen acostubrados a escaparse por la tangente en tan grave historia. Ese es uno de nuestros más graves problemas, ocultado siempre por algo, en este caso por el debate del independentismo. Parece como si alguien se ocupara de tejer esa tela perversa que conduce a la oscura conclusión de que todo vale o coadyuva al ocultamiento o al disimulo de esa corrupción infinita. Parece que así se pretende que millones de españoles pasen de puntillas por encima del problema de la corrupción.
Ahora voy a cometer la ingenuidad de hacer una nueva llamada a todos los partidos para que reflexionen sobre todo lo que se avecina y para que den el paso de ponerse con decisión a servir los interceses de la ciudadanía entera. Eso va por la derecha, por el centro y por la izquierda, porque todos los partidos son igualmente responsables ante el país y sus ciudadanos. La llamada podría ser extensible a los medios informativos, que participan ampliamente de aquella responsabilidad y que han de asumirla también con todas sus consecuencias. No vale luego echarse las culpas unos a otros y someter a esta España a un nuevo engaño sin posibilidad de vuelta atrás.

Del 17 de agosto al 1 de octubre
Comentarios