Martes 20.11.2018

Parálisis desde el 21 de diciembre

el magma sigue circulando en el escenario político nacional 

el magma sigue circulando en el escenario político nacional en el Principado, tras la reunión de Rajoy con Rivera sobre Cataluña y sobre un nuevo sistema de financiación autonómica en 2018. Luego el presidente se irá reuniendo con otros líderes políticos, según asegura. Y sobre todo, que mantendrá el artículo 155 de la Constitución hasta que haya nuevo Gobierno.
La sesión constitutiva del Parlament será el 17 de enero. Todo esto quiere decir que lo del magma es una verdad, no un invento. Y esa verdad seguirá siéndolo no sabemos por cuánto tiempo porque nada se ha aclarado y casi nada se ha avanzado desde el día de las elecciones. Verán cómo muy pronto entraremos en una etapa parecida a la anterior, es decir, en la parálisis más absoluta.
Nadie desea algo semejante, pero se ve a los partidos sumergidos en un mar de dudas y de contradicciones, pues ya escribí que la división en dos bloques se ha ido convirtiendo en una división interna de cada uno de ellos, aunque En Comú Podem podría considerarse como el grupo equidistante, o al menos algo parecido, en cuyas manos podría residir la capacidad de decisión, por mucho que esto venga siendo considerado como un desideratum de los otros dos submundos.
Rajoy ha dicho que él no podría poner en ningún caso de candidato de su partido a alguien que se hubiera fugado al extranjero. Es una afirmación llena de oscuridad, pues no sabemos qué tendría que ocurrir o qué va a ocurrir con el peliagudo asunto de la escapada de Puigdemont y sus compañeros de Bruselas, sobre lo que circulan las suposiciones más endiabladas, como la pretensión de votaciones y/o tomas de posesión en condiciones diabólicas y con muy pocas posibilidades de cumplir con la legalidad constitucional y ordinaria. Pero es que nos vamos haciendo al lenguaje enrevesado y parapléjico que no parece conducir a ninguna parte.
Pero el presidente dijo en su balance que no piensa remodelar su Gobierno porque lo están haciendo estupendamente. Y eso dicho muy pocos días después del gran fiasco del 21 de diciembre catalán. Que Dios le conserve la vista, el oído, la intuición y el sentido de la verdad, de manera que nos ayude a todos a salvar el trance... cosa que así no sucederá en ningún caso.
También ha dicho que espera que el nuevo Gobierno catalán sea dialogante. Es un deseo sin cuyo cumplimiento no habrá nada que hacer, pero por otro lado es una necesidad imperiosa, pues la falta de voluntad de diálogo ha tenido la culpa durante muchos meses del desastre que durante tantísimo tiempo han sido las relaciones con el mundo indepe de Cataluña. Pues que Dios sea misericordioso.

Parálisis desde el 21 de diciembre
Comentarios