Domingo 18.11.2018

Curiosidades de un cocido inesperado

El 29 de diciembre fue un día de muchos recuerdos lo cual es normal

El 29 de diciembre fue un día de muchos recuerdos lo cual es normal pues acaba un año y damos la entrada a otro. Estando en el trabajo me avisan unos amigos que nació su hija y fuí a visitarlos pues estaban en el mismo hospital en el cual trabajo (Enhorabuena!). Me llama otro amigo (Tino) y me dice que quedemos a comer un cocido en la estación de tren de Redondela pues él había quedado allí con un amigo suyo (Antonio) con el que hiciera la mili y que llevaba sin ver como 40 años.
Llegué a la estación de Redondela y lo que iba a ser un simple cocido se alargo 5 horas de charla ininterrumpida. La primera vez que pisara esta estación fue cuando mi padre se jubilara de la Trasmediterranea cuando yo tenía 9 años y fueramos a recogerlo a esta estación. La última vez que estuve allí fue cuando cogí el tren por primera vez  en mi vida para ir a Madrid con 13 años, allá por el 1988. Nos sentamos fuera y comimos y charlamos viendo como llegaban y se iban los trenes en ambas direcciones. Estaba nublado y lloviznaba pero esto no enturbiaba la emoción de las familias que se reencontraban en el andén seguramente por las fechas navideñas. Una bella estampa.
En la estación de Redondela hay un tren parado en una vía y nos dijo Antonio que fue el que sufrió el accidente en Porriño el 9 de Septiembre de 2016 (está allí hasta que finalice la investigación). Durante las cinco horas allí, ví pasar varios Alvia como el del accidente de Angrois del 24 de Julio del 2013 (día que yo  recordaré siempre, pues estaba en la Plaza del Obradoiro ese día y allí me enteré del desastre). Antonio nos comentó que allí cerca fue el accidente de Rande del 9 de Septiembre de 1976 entre una locomotora y un tren ómnibus...., una catástrofe que aún recuerda la gente del lugar, y la segunda más grande de Galicia después de Angrois. Esperemos que estas desgracias no se vuelvan a repetir.
También decir que muy cerca se produjo la famosa batalla de Rande (....hoy existe el Museo de Rande) y está el famoso Puente de Rande que se inaguró en 1981 y fue un hito para la ingeniería española, un adelanto en las comunicaciones pero sigue siendo un dolor para el bolsillo,... Curiosamente el 30.12.2017 se inaguró su ampliación, la primera en el mundo de un puente atirantado. Una mejora a cambio de seguir pagando el peaje unas cuantas décadas más en uno sino el tramo de autopista más rentable de España. This is Spain!
Pero hablemos de cosas alegres!!! el cocido estaba buenísimo y con un buen tinto o una cerveza, mejor. Disfrute mucho de la conversación entre Antonio y Tino. Resulta que justo el 29.12.2017 falleció la única hija de Franco (Carmen Franco), dictador español que murió el 20 de noviembre de 1975. Yo nací ese mismo año 1975... uno de esos hijos de la transición. Tino y Antonio habían hecho la mili juntos y curiosamente fueron la última promoción de Figueirido que juró bandera en 1975 justo antes de la muerte de Franco. Mientras comíamos y charlábamos, los trenes llegaban y se iban, y su sonido no enturbiaba la intensa conversación cargada de emociones. 
Fue también curioso que hace unos días, el Día de Nochebuena, nos reencontramos cuatro compañeros de la escuela y decidimos crear un grupo de whatsapp para hacer una cena de los que nacimos en 1975 y fuimos juntos a E.G.B. en el colegio de Dorrón. En apenas 24 horas ya estaban todos localizados y la cena será en breve, enero del 2018. Otra curiosidad más es que Tino y Antonio habían quedado para algo parecido: ver como juntar a su quinta de la mili, su promoción de Figueirido de 1974-1975....eran casi 300. 
Fueron 5 horas de recuerdos y muchas risas. Yo no fuí a la mili pero os aseguro que fue un placer escuchar a estos dos amigos que después de 40 años sin verse hablaron casi 5 horas sin parar y recordaron tantas cosas que hasta yo me sorprendía. Se sabían los nombres y apellidos de sus compañeros y mandos, sabían de la vida de algunos, otros que por desgracia habían fallecido, algunos a los que les perdieron la pista....Os lo juro, verlos hablar y contar sus travesuras, sus arrestos (uno 33), su jura de bandera, los enchufismos y favores, como se escapaban por la noche para irse de fiesta, salir y entrar en cuartel en el camión del pan, los 24 bares que había pegados a Figueirido en aquella época, jugar a las cartas con los presos del calabozo, como se apoyaban y se encubrían unos a otros,.... Fueron tantas cosas en tan poco tiempo que me dejaron con la boca abierta.
La verdad daría para el argumento de una película o dos, pero como se suele decir: !Lo que pasa en el cocido, se queda en el cocido! Era increíble que hablaban como si hubiese pasado ayer mismo, como algo que añoraban y recordaban con mucho cariño.  Ambos coincidían que volverían a vivirlo sin duda alguna. Antonio dijo que fue la única vez que vivió fuera de su pueblo. Tino decía que la mili no era tan mala, que a más de uno le hacía falta. Hasta hablaron de escribir un libro sobre esa época. Entre bocado y bocado, tren y tren, pensaba en que la vida al final está para vivirla y que bonito es recordar y poder hablar sobre ello. No se, fue una tarde muy agradable con grata compañía y todo gracias a un cocido inesperado. 
El 2017 acabó, el 2018 comienza. Desearos a todos lo mejor en este nuevo año que entra. Feliz Año y que la fuerza os acompañe.
 

Curiosidades de un cocido inesperado
Comentarios