viernes 06.12.2019

El Dépor me estresa

No sé si es emocional o es que a uno, a estas alturas de la película

No sé si es emocional o es que a uno, a estas alturas de la película, la nostalgia le juega malas pasadas cuando se trata del Deportivo. Tampoco descarto el estrés derivado de una campaña que no está resultando, futbolísticamente hablando, como nos la habíamos imaginado al inicio de temporada, aunque habría que saber sacarle partido al estado emocional de un equipo en el que no quiero llegar a entrar plenamente. Sí es cierto que tengo la certidumbre de que pronto superaremos este mal momento. Quiero quitarme de encima un estrés que, según los expertos, siendo drásticos, te puede llegar a hacer sufrir en exceso. Sería absurdo. El fútbol, y mucho menos el Deportivo, no puede llevarte a una situación tan enigmática si bien sabemos que este tipo de síntomas no es ni bueno ni malo. Influye como lo experimenta cada persona. Sería incongruente. Y si hablo de fútbol y del Deportivo tampoco hay que exagerar. Son muchos años de experiencia, de idas y venidas, de risas y llantos, de triunfos y derrotas, de ascensos y descensos. Hay que ser positivos. Esa es la mejor arma para salir adelante.
En el caso del Dépor influye el cómo la afición se tome las cosas. Creo, estoy convencido de que la situación ambiental, hablando de presión, me coloca en una posición muy sólida para seguir trabajando en favor de un club, que pase lo que pase, estoy perfectamente preparado para encajarlo. 
Seguimos arriba, pero no ofreciendo esa imagen y esa actitud de equipo grande, de equipo favorito, al que los rivales temen. La realidad nos dice que no está siendo así. Soy de los convencidos, y lo manifesté en más ocasiones, que este club tiene que superar a los adversarios en todas sus facetas hasta llegar a un éxito que nos lleve al ascenso. Ese favoritismo que se le da hay que demostrarlo en todas las facetas del juego. Especialmente en Riazor donde está la clave de estos sueños que compartimos todos los seguidores deportivistas. Y hoy, aprovechando que ya estamos en primavera y que la sangre altera, ante el Almería hay que demostrarlo. 

El Dépor me estresa
Comentarios