sábado 20.07.2019

La soledad mata

Ella nunca llegó a imaginarse que podría llegar a vivir esta situación.

Ella nunca llegó a imaginarse que podría llegar a vivir esta situación. Tampoco es el guion de una película de Almodóvar a pesar de sus fobias y sus miedos más comunes. Es una auténtica y penosa realidad que afecta a nuestros mayores, especialmente a aquellas personas que hacen de la soledad un modo de vida, como es el caso de Dori. Para ella, es una auténtica crueldad en los tiempos que vivimos y en los que “solo” añora a su madre. Casualmente, salieron a la luz datos espeluznantes sobre una situación a la que pocos, muy pocos, otean una solución. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en Galicia ha aumentado el número de personas que viven solas, llegando a las 278.000 y donde abundan quienes superan los 65 años. 
Dori dejó atrás la mujer retraída que fue y con el paso del tiempo se subió al carro de la vida con todas sus consecuencias. Se siente por momentos incomprendida y vulnerable, pero su sinceridad y sus ganas de vivir es lo único que la mantienen en la lucha si bien su euforia, cuando hablas con ella, tiene un corto recorrido. En el fragor de la batalla dialéctica que mantuve con ella, hablamos de la soledad. De su soledad. Para ella, vivir sola “es horrible. La soledad es inhumana porque mires a donde mires no ves a nadie”. Me cuenta que se tiene escapado de su casa. “Aquello era como un túnel sin salida. Me moría allí. Aquel túnel lo odiaba. Me encontraba fatal. Te vas a morir pensaba. Tienes una esperanza de vida que desaparece en un abrir y cerrar de ojos. Es que la soledad mata. Así de claro. Vivir sola es un error. No le veo nada bueno. En tu casa no ves más que recuerdos ingratos, paredes que te miran y te juzgan. La gente mayor que vive sola está muy abandonada, especialmente por las instituciones. Pienso que quieren que nos muramos, que esta generación desaparezca. ¿Las residencias? Son penosas. Son como un tanatorio. Crecen como los hongos. Que no nos dejen morir ahí hacinados”  
Dori concluye criticando a la España que la vio nacer “porque no puede tratar así a los viejos”.

La soledad mata
Comentarios