viernes 18.10.2019

Operación rescate

Se veía venir. Era un cese anunciado.

Se veía venir. Era un cese anunciado. Tarde o temprano los malos presagios se acabarían cumpliendo. Y así fue. Tino volvería a tomar una decisión drástica a la que le ha tomado gusto desde que llegó a la presidencia del Deportivo hace cinco años. Cargarse al técnico de turno. Y con Natxo ya son ocho los que han sucumbido a su mala praxis deportiva. 
Todo un récord que, visto lo visto, no estaría mal replantearse si quien gobierna nuestro Real Club está en manos adecuadas. Es evidente que los malos resultados del equipo acabaron con su paciencia. La misma que, por cierto, demandaba Natxo González a una afición cansada y aburrida ya de tanto chaparrón y tanto pasotismo en un equipo al que se le supone una excelente calidad que no se ve reflejada en el terreno de juego. 
Pese a todo, me pregunto si en estos momentos, a falta de nueve jornadas para el final de la Liga, esta es la solución más adecuada para el equipo, al que le quedan cinco salidas mientras que en Riazor sólo habrá cuatro opciones para deshacer este lío en el que se ha metido el club de cara al ascenso. La gota que colmó el vaso llegó con la visita de un excelente Rayo Majadahonda a Riazor. El partido era vital para seguir soñando con castillos en el aire. Pero, como suele pasar, cada uno tiene lo que se merece. Sin embargo, todavía hay quien cree en los milagros, llegándose a pensar incluso que la historia siempre resulta caprichosa y todo puede cambiar.
¿Motivos? Los de siempre. Los goles. Si no marcas no ganas. Si la pifias en defensa una y otra vez, siempre lo acabarás pagando. Natxo no supo reaccionar a tanta tristeza futbolística, especialmente en Riazor y de ahí su cese. La culpa no es solo suya. Hay que repartirla también con la plantilla porque tampoco ellos se pueden ir de rositas. Da la impresión de que algunos se han tomado vacaciones para intervenir en una nueva edición de Supervivientes. Ahora llega José Luis Martí, un técnico con poca experiencia y cuyo objetivo es el ascenso. Lo tiene crudo, pero le deseo la mayor suerte del mundo

Operación rescate
Comentarios