Miércoles 20.02.2019
Opinión
Editorial

La atomización de la Santísima Dualidad ya está al caer

El bloqueiro Paco Jorquera –pronúnciese Llorquera si se utiliza el decir de los telediarios espanhois de los tiempos en los que andaba por el Congreso– y la comunista Yolanda “la Yoli” Díaz profetizaron en su día –semanas antes de las elecciones autonómicas– el advenimiento de la Santísima Dualidad: “La lista de unidad serán dos” y acertaron. El Beneguai concurrió a los comicios por un lado y En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué, por otro. Pero como las cuestiones canónicas son difíciles de entender, una de las dos personas, la mareante, se dividió en otras cuatro –Podemos, EU, Anova y la propia En Marea– en cuanto... [+]

Un símil muy negro

Irene Lozano intentó durante mucho tiempo ser un clon de Rosa Díez. Era la época en la que molaba ser de UPyD y ella confundía a su jefa con un pirulí al que no podía dejar de dar lambetadas de lo deliciosa que estaba. Cuando el proyecto empezó a estar amenazado de cierre, se reveló como una experta en urdir conjuras y después, muerta la esperanza rosa, se pasó al PSOE, contra el que tantas veces arremetió como lo haría un autómata programado para destrozar al enemigo. Cambiar de opinión es perfectamente lícito; un cura puede secularizarse; la Magdalena era lo que era y acabó siendo santa... pero hay veces en que travestirse de la noche a la mañana chirría de más.... [+]

De la famélica legión, pero con comodidades

Una cosa es militar en la famélica legión y otra pasar fame. Por ejemplo, Teresa Rodríguez, la díscola lideresa de Podemos en Andalucía, se descolgó hace una temporada en Instagram mostrando unas “croquetas antifascistas”. ¿Croquetas antifascistas? Igual cortó el jamón con la hoz y cascó los huevos con el martillo. La abuela Carmena es más de empanadillas, una labor peligrosísima. Las cocinó con mimo –como para un nieto– para Íñigo “El niño de San Ildefonso” Errejón, pero cuando llevaba la bandeja a la mesa tropezó y se partió el tobillo. Garzón, no Baltasar, sino el tal Alberto, artífice junto a Iglesias de que Unidos Podemos degenerase en Ni Unidos Podemos, que del... [+]

Los narcos que amaban el alcolito

Uno piensa en un miembro de la yihad del eucalipto y se imagina a un tipo que se infla a anabolizantes y tiene unos brazos como los muslos de una persona normal para cortar los árboles de un solo hachazo. Magnífico estado físico para impresionar al tribunal que juzgará a unos narcos que también traficaban con alcolitos. Blanquear cuartos de la droga haciendo negocios con carballos o con castiñeiros aún puede tener un pase, pero con árboles do demo... Desde luego, el que lo hace no es un buen gallego. Los servicios jurídicos de Ence debería personarse como acusación popular. [+]