Sábado 17.11.2018
Opinión
Editorial

El txakoli será el vino de La Rioja

Uno llega a un bar del paraíso del trilingüismo armónico, Sanxenxo-Sanchencho-Sangenjo, según se emplee el gallego, el castellano o el koruño, los tres idiomas más hablados en el lugar, pide unas xoubas, unas choubas o unas parrochas y el camarero sabe qué le pide y le sirve al instante una ración de sardinas pequeñas. A nadie se le ha ocurrido pedir que el Estatuto de Autonomía incluya una disposición transitoria donde se contemple la excepcionalidad del lugar y en los establecimientos haya traductores informáticos a disposición de los clientes. En La Rioja, en cambio, la situación es más complicada. Los socialistas pretenden que el nuevo Estatuto equipare el... [+]

Un negocio ruinoso hasta para un jeque

Mohammed bin Rashid Al Makmout es el cabeza de familia de los Al Makmout. Es jeque de Dubái además de primer ministro y vicepresidente de los Emiratos Árabes Unidos. Pero no solo colecciona cargos, también dinero y caprichos para gastarlo. No le ha dado por el fútbol como a otros parientes, sino por la hípica. Las carreras le apasionan desde su etapa universitaria en Cambridge. Su gran objetivo era ganar la Melboune Cup, pero no había manera. En 2016 llegó a contar con cinco caballos en la salida, pero ni así lo llogró. Este año al fin llegó el triunfo, que le reportó un premio de 2,5 millones, pero lleva gastados 700... ¿No le sería más rentable otro hobby? [+]
A vueltas con el pucherazo

A vueltas con el pucherazo

las heridas que dejó el plenario de En Marea en el que los críticos fueron capaces de imponer sus tesis a las del sector de Luís Villares todavía están muy lejos de cerrarse. De hecho, de forma recurrente, los perdedores de aquel cónclave se quejan amargamente del pucherazo que provocó el hecho de que la mesa del encuentro permitiera participar y votar a un grupo de afines al sector crítico. La última en hacerlo ha sido la viceportavoz de la coordinadora de En Marea, Victoria Esteban, que insiste una y otra vez en denunciar lo que, desde su punto de vista, fue una irregularidad. FOTO: Victoria esteban y ana seijas | aec [+]

Cuando faltar al colegio sale muy caro

320 faltas sin justificar de asistencia a clase son muchísimas. Demasiadas desde el punto de vista de los jueces, que ha decidido sancionar a un matrimonio pontevedrés con 1.080 euros de multa porque su hijo, de 12 años, apenas pisaba el colegio. Lo curioso es que cuando el centro educativo constató que el pequeño acumulaba ya 160 faltas se lo comunicó a la Inspección y esta a la fiscalía, y ambos progenitores comparecieron ante el responsable del Ministerio público que les informó de la gravedad de su comportamiento. No se sabe el motivo por el que el pequeño no acudía al colegio, pero no cabe duda de que ahora, sus padres, se lo pensarán un poco más antes de... [+]
Lo más..