Carlos Marcos

Sanchez, ¿qué significa esto?

Entonces las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado se jugaron la vida para protegernos a todos, muchos de ellos acabaron en una tumba solos o, aún peor, al lado de algún familiar que los acompañaba en aquel fatídico momento en el que explotaba una bomba bajo su coche o recibían una bala en su nuca, siempre por la espalda para mayor vergüenza, si cabe, de aquellos asesinos.

De Negreira al cielo

Podemos decir que el pasado lunes Galicia fue la capital mundial de la gastronomía y no lo fue por casualidad ni por accidente, lo fue porque una familia, los Rial, han decidido poner lo mejor de sí mismos al servicio de su tierra y acabar con el mito de que “nadie es profeta en su tierra”.