cronica

1-1. El Barça regala otro pedacito de Liga

Y las condiciones, como el fuerte viento racheado que arreciaba hoy en la capital catalana, permitían excesivos alardes futbolísticos.El conjunto que dirige Álvaro Cervera, bien ordenado atrás, con una línea de cuatro y otra de cinco jugadores, y Negredo como único referente ofensivo, se presentó en el Camp Nou dispuesto a contener a la escuadra local y a esperar su oportunidad a la contra.Pero solo se acercó una vez a Ter Stegen en todo el primer tiempo: en una internada de Salvi por la derecha que acabó con un remate defectuoso con el muslo de Rubén Sobrino en boca de gol.La ocasión visitante llegó justo después del tanto de penalti de Messi en el minuto 32, el único que subió al marcador en el primer acto.