emergencia

Los olímpicos se echan a temblar

Habrá que confiar en que algo inventarán para que se puedan celebrar las Olimpiadas, aunque solo sea por que no se pueden permitir las pérdidas económicas de no hacerlo.