Estatuto

Feijóo pide no "derogar" el Estatuto que la oposición insiste en reformar

El Parlamento celebra el 40 aniversario del Estatuto de Galicia

El Estatuto de Autonomía de Galicia cumple 40 años con una reforma aún pendiente

Los acuerdos alcanzados se trasladaban a la prensa en un comunicado conjunto y pactado para evitar filtraciones.Cuatro décadas después de la promulgación del Estatuto, Galicia solo recuerda un intento de reforma entre los años 2006 y 2007, cuando saltó por los aires la posibilidad de consenso entre las únicas tres fuerzas políticas que tenían representación parlamentaria, cuyos líderes fueron incapaces de reproducir el consenso que llevó a Galicia a mantener su estatus de "nacionalidad histórica" en la democracia posfranquista, como así se recogen en las actas de las sesiones parlamentarias y en la documentación recopilada en la obra de Baldomero Cores Trasmonte "O Estatuto de Autonomía de Galicia: Documentación oficial (1977-1981)".En los archivos del Congreso de los Diputados se encuentran las cerca de 400 discrepancias que se presentaron para la elaboración del dictamen de la ponencia del texto, cuyos cambios introducidos desembocaron en la gran manifestación contra lo que se denominó el 2estatuto da aldraxe", del que habían quedado autoexcluidas sensibilidades políticas que luego fundaron el BNG, aunque algunos de los que participaron en el aquel proceso como Camilo Nogueira fueron (y es) destacado miembro militante de esta formación.En uno de los debates finales en el Congreso, que antes tuvieron el conocido como "Pacto do Hostal" para limar las asperezas y que el texto fuese adelante, era el de aquella exministro de Franco y representante de Alianza Popular, Manuel Fraga, que pocos años después se mantuvo, bajo las siglas del Partido Popular de Galicia, 16 años al frente de la Xunta autonómica.Fraga defendió entonces el voto favorable al artículo 5º, que establece la categoría oficial de la lengua gallega y rechazó las enmiendas que se habían presentado.

El PSdeG se da un festín autonomista y promete reformar el Estatuto tras la pandemia

Seguro que una vez superada la pandemia, más pronto que tarde, retomaremos el reto de saldar esa deuda".Sin embargo, ha advertido, el esfuerzo actual pasa por "hacer las mejores políticas públicas contra la crisis, lograr que las mujeres que se quedan rezagadas no lo estén; que los trabajadores, las pymes y los autónomos que están en crisis y no llegan a fin de mes puedan hacerlo y que los jóvenes que no encuentran empleo o lo tienen en precariedad puedan mejorar sus condiciones."No estamos en estos meses en un tiempo de pensar en un nuevo Estatuto ni de reformar el anterior", sino de construir una Galicia mejor y de hacerlo si es posible con unidad y diálogo, ha incidido Caballero, que ha reivindicado que Galicia cuenta en la actualidad con "un buen Estatuto", si bien "necesita reforma y adaptación", que el PSdeG abordará "cuando hayan pasado los momentos más complejos de la crisis".En cualquier caso, ha recordado que el marco actual permite intentar avanzar en hasta 30 áreas, algo de lo que su partido hará bandera.Tanto Fernando González Laxe como Emilio Pérez Touriño han recordado la lucha para lograr el Estatuto actual, una lucha porque la autonomía ha Galicia no le fue "otorgada, ni fue una concesión ni un regalo", sino que fue el resultado de "la movilización, la lucha y el esfuerzo" principalmente del PSdeG y de otros minoritarios, pero con la misma convicción, como el PCG, ha recordado Pérez Touriño.El expresdiente gallego ha incidido en la capacidad que tuvieron los gallegos por imponer su "voz propia" frente a los que en Madrid querían imponer un modelo distinto, los que pretendían que Galicia fuese "un dique de contención" contra las aspiraciones autonomistas de otras regiones, quienes cometieron un "ultraje" que fue respondido en la calle masivamente y con "unidad y diálogo" entre las fuerzas políticas en los Pactos del Hostal.González Laxe, por su parte, ha destacado que estos cuarenta años de progreso, muy positivos para el desarrollo de Galicia y de España, han servido para que quienes antes estaban en contra del proceso autonomista ahora sean firmes defensores y participen."Había fuerzas que ni querían ni contaban con el Estauto y hoy bien que se aprovechan", ha afirmado en su intervención."Este acto es una recompensa histórica, al menos para mí, por el trabajo de todos aquellos que hace muchos años pusieron banderas gallegas en todos los sitios y siempre defendiendo el Estatuto y el autogobierno para el país".